martes 14.07.2020

Jorge Otero: “Yo pagaría por poder jugar este partido”

Sin vértigo, así afronta el Arosa el partido más ilusionante de sus dos últimas décadas, el que le mide mañana al Alondras en Cangas. Su primera gran oportunidad de clasificarse para la fase de ascenso a Segunda B,

Otero está cerca de hacer historia con el Arosa  | g. salgado
Otero está cerca de hacer historia con el Arosa | g. salgado

Sin vértigo, así afronta el Arosa el partido más ilusionante de sus dos últimas décadas, el que le mide mañana al Alondras en Cangas. Su primera gran oportunidad de clasificarse para la fase de ascenso a Segunda B, la ilusión y el anhelo de su masa social tras 25 años de altibajos, frustraciones y dos descensos a Preferente. El técnico Jorge Otero trasmite tranquilidad desde el vestuario arlequinado. “La temporada está siendo fantástica, de sobresaliente, tenemos la oportunidad de coronarla con matrícula de honor”.
Ni presión ni responsabilidad excesiva, si no la misma confianza que les ha llevado de estar a 9 puntos del cuarto puesto iniciada la segunda vuelta a tener la posibilidad de asegurar el play-off a falta de una jornada para el final de liga. “En diciembre se dudaba de todo y de todos”, recuerda el entrenador de Nigrán, “y al final con trabajo y confianza estamos muy cerca de un objetivo que hace muchos años que el club no consigue”. Otero cree que sus jugadores “tienen que estar orgullosos de lo que estamos haciendo” y les anima a mantener la misma línea en la final de Cangas. “Es un partido de una dificultad muy grande, pero son también este tipo de partidos donde se empieza uno a hacer futbolista de verdad”.

Con 18 temporadas a sus espaldas como futbolista en Primera y Segunda División (más de 500 partidos), un Mundial y una Eurocopa, el entrenador del Arosa se pondría sin dudarlo en la piel de sus jugadores. “Yo pagaría por poder jugar este partido y eso que tuve la suerte de ser profesional”.

Elogios a Antonio
El entrenador del Arosa otorga mucho valor al trabajo de su compañero Antonio Fernández al frente del Alondras esta temporada. “Me parece un rival muy complicado, tienen un grandísimo entrenador, ha hecho un equipo de cero y le ha sacado un rendimiento tremendo”. En Vilagarcía saben que el ourensano conoce a la perfección al Arosa, pero “nosotros también sabemos cuales son las virtudes y los defectos del Alondras”. En la primera vuelta en A Lomba el duelo acabó en empate, si bien en aquella ocasión el Arosa jugó con numerosas ausencias. “Ellos aprietan y juegan bien, tienen futbolistas muy dinámicos arriba, debemos tener mucha concentración”.

En los dos últimos partidos el equipo arlequinado encajó en acciones a balón parado. “Estamos concediendo demasiado en jugadas que solemos dominar, es una cuestión de concentración”, reincide.
El Arosa, el rey de la igualada, no jugará a especular con el 0-0, tampoco Otero quiere que sus jugadores le den demasiadas vueltas al partido y se centren en poner en práctica lo que vienen haciendo desde hace mucho tiempo, por eso llevan solo una derrota en las últimas 22 jornadas. “No podemos pensar que puede pasar si... La cabeza tiene que estar tranquila salga lo que salga, en el peor de los casos tendríamos una oportunidad remota en la última jornada. A veces llegas y no lo consigues, es deporte, pero eso no puede hacernos cambiar. Nos equivocaríamos si queremos jugar a otras cosa”.

Concentración defensiva, mucha, pide Otero, pero también el colmillo bien afilado. “Seguro que nos obligan en determinados momentos a replegar, pero no vamos a jugar al empate, vamos a ir a buscar la portería contraria, como siempre, tenemos que hacer daño”.
La única baja en los arlequinados es la del senegalés Diego Sylla. Muy sensible, al tratarse de un jugador que atraviesa por un alto pico de forma. “Estaba a un grandísimo nivel, pero no podemos lamentarnos, confiamos en los que están, todos concienciados”.

El de mañana será el tercer partido en ocho días para ambos equipos. Circunstancia que no preocupa demasiado al Arosa. Los jugadores se sometieron a sesiones de crioterapia al final de cada partido de esta semana con los caseros y rudimentarios medios de los que dispone el club. “Después de jugar el sábado, el martes el equipo acabó muy entero”, recuerda el entrenador del Arosa. “Puede que este domingo se note en la segunda parte, aunque cuando te estás jugando un premio como este, el cansancio queda en un segundo plano”.

Comentarios