domingo 9/8/20

El líder resolvió ya en la primera parte ante un Cortegada en cuadro

A las bajas de Tyra Jones y Antía Varela se unió la de Míriam García. El Movistar Estudiantes fue superior guiado por Jones
La superioridad física del equipo madrileño dejó sin opciones a las locales ya en la primera parte | mónica ferreirós
La superioridad física del equipo madrileño dejó sin opciones a las locales ya en la primera parte | mónica ferreirós

El AD Cortegada apenas resistió ante el líder Movistar Estudiantes ayer en Fontecarmoa y perdió en el primer partido del nuevo año y último de la primera vuelta por 40-72. Sobró la segunda parte, en la que lejos de bajar los brazos y encajar una derrota incluso más abultada, el Cortegada mantuvo el tipo pese  a la diferencia físicas y de rotación entre ambos equipos. Si de por sí ganarle a un rival que solo ha perdido un único encuentro en liga ya era complicado, hacerlo sin Tyra Jones resultó misión imposible. Sobre todo porque el bando madrileño la alero norteamericana Judy Jones campó a sus anchas en un pabellón Fontecamoa con mejor iluminación y dominó a su antojo el partido.

Las madrileñas comenzaron con mucha jerarquía, con un 0-7 de parcial de salida, pero el Cortegada dio respuesta. La actividad de Patricia Vicente y un auténtico canastón triple de María Centeno a una mano sobre la bocina igualó el taneo (9-9). Parecía que el Cortegada podía mantener el tipo merced a su buena defensa, pero pronto se vio que la superioridad física era evidente. Las locales hacían tiros forzados y las visitantes anotaban en campo abierto y tras segundas opciones de ataque, sin necesidad de elevar demasiado sus porcentajes. El parcial fue de 0-11 para cerrar el cuarto 9-21. La tendencia se mantuvo en  el segundo, que fue cuando realmente se rompió el partido con Judy Jones imparable (17 puntos al descanso). Sin Tyra ni Andrea Varela, la rotación local se redujo a ocho jugadoras, ya que tampoco estuvo disponible Míriam García porque en la sesión de entrenamiento del viernes torció un tobillo. Al Cortegada le costó mucho seguir el ritmo físico del líder, que poco a poco empezó a abrir brecha dominando desde su defensa sobre las pívots locales. Al descanso estaba todo el pescado ya vendido (16-45). La proyección era de derrota por “paliza”, pero el Cortegada en la segunda parte mantuvo el tipo, jugó con seriedad e hizo un buen tercer cuarto. Mientras el líder apenas tuvo que apretar demasiado para controlar la distancia en el marcador hasta el 40-72 final.

El equipo de Rubén Domínguez llega al ecuador del campeonato con un balance de 4 victorias y 9 derrotas, con un colchón cómodo sobre los dos últimos clasificados pero ya sin opciones de pelear por alcanzar al cuarto.

Comentarios