viernes 19.07.2019

Los méritos del Céltiga se quedan sin recompensa ante el Bergan

CÉLTIGA 0 - 1 BERGANTIÑOS
 

Los isleños caen y siguen en descenso pese a poner contra las cuerdas al segundo clasificado

Igor Sevivas y Baleato disputan un balón aéreo durante el partido  | gonzalo salgado
Igor Sevivas y Baleato disputan un balón aéreo durante el partido | gonzalo salgado

El Céltiga hizo todo lo posible para derribar ayer al Bergantiños en el Salvador Otero pero no tuvo la fortuna de su parte ni el acierto en los últimos metros para marcarle al segundo clasificado, que se llevó una victoria que es demasiado premio. El Céltiga encajó a balón parado al cuarto de hora y lo intentó de todas las maneras, incluso envió dos balones al poste. Esta derrota, unida a las victorias de Arenteiro y Paiosaco, deja a los isleños en una situación límite en su pelea por la permanencia, ya que sigue en descenso directo a falta de dos jornadas.


Tras las dos últimas victorias en casa y a pesar del potencial del rival, el equipo de Javi Rey no salió a especular, sino a por los tres puntos desde el inicio. Así llegaron los primeros avisos de Ígor Sevivas a los tres minutos, Cristopher salvó el primer remate y el segundo se estrelló en el poste. Si algo tiene el equipo de Miguel Figueira es empaque y pegada. Lo demostró en su primera llegada. Un córner al cuarto de hora. Marcos Rodríguez peinó en el primer palo y Ekedi cabeceó en el segundo haciendo el 0-1, el peor escenario posible para los locales de acuerdo a las características del Bergan. Con ventaja, el equipo visitantre ya se manejó más cómodo en la primera parte y perdonó el 0-2 en el minuto 40, en una acción personal de Cañi cuyo remate se estrelló en el poste.


En la segunda parte, aunque empezó mejor el Bergan, el Céltiga logró tomar el mando, el control del balón y el juego y generó ocasiones, pero el meta Cristopher estuvo muy inspirado. En el minuto 66 Ígor Sevivas rozó el gol, pero despejó con apuros el meta visitante. Tan solo un minuto después se lució en un cabezazo de Lamas cuando la grada ya cantaba gol. Cristopher sostuvo al Bergantiños en pleno acoso local. La fortuna dio la espalda al Céltiga cuando a diez minutos del final en un córner Agulló remató contra su propia portería y el balón, caprichoso, se estrelló en el larguero. El Céltiga se volcó en los últimos minutos, fue un acoso sin derribo porque solo faltó el gol. El Céltiga se queda sin margen de error en las dos últimas jornadas

Comentarios