• Sábado, 22 de Septiembre de 2018

Regresa el Catoira sénior con futbolistas que pagan por jugar

Catoira es uno de esos lugares donde la fiebre del fútbol siempre ha sido alta. Un “vikingo” defiende la portería del Celta, Sergio Álvarez, otro como Carlos Padín sigue alargando su inagotable cuerda en los campos gallegos, mientras su hijo Hugo ya sigue sus pasos en la cantera del Deportivo.

Regresa el Catoira sénior con futbolistas que pagan por jugar
El Catoira SD rindió homenaje a Sergio Álvarez, portero del Celta, hace tres años  | gonzalo salgado
El Catoira SD rindió homenaje a Sergio Álvarez, portero del Celta, hace tres años | gonzalo salgado

Catoira es uno de esos lugares donde la fiebre del fútbol siempre ha sido alta. Un “vikingo” defiende la portería del Celta, Sergio Álvarez, otro como Carlos Padín sigue alargando su inagotable cuerda en los campos gallegos, mientras su hijo Hugo ya sigue sus pasos en la cantera del Deportivo. Después de tocar fondo tras malas gestiones, hace tres temporadas un grupo de padres tomó las riendas del club de fútbol representativo del Concello e histórico de las Rías Baixas, el Catoira SD, con Jose Antonio Chorén como presidente. 
La nueva directiva ha logrado reflotar la entidad con un trabajo de cantera en el que “formar personas”, educar en valores y nutrir de actividades enriquecedoras a niños y niñas ha sido prioritario. Juan Laxes, como coordinador, ha tenido mucho que ver en ello. El club crece, cuenta ya con 90 futbolistas repartidos en equipos de biberones, prebenjamines, benjamines, alevines e infantiles.  Incluso tiene una escuela femenina, en la que entrenan jugadoras de todas las edades.
A todos se suma este año el equipo sénior masculino, que regresa tres temporadas después y competirá en Tercera Autonómica.  Lo hará de forma muy diferente al resto de formaciones amateurs de la zona, donde los jugadores de una forma u otra suelen recibir pequeñas compensaciones económicas. En el Catoira los futbolistas del primer equipo pagan por jugar, unos 100 euros al año, con lo que se costean gran parte de su licencia. Una cuota anual similar a la de los jugadores de la cantera. 
“Ao principio tiñamos un pouco de reparo en montalo, ao non ter aínda equipo xuvenil, pero os rapaces e algún veterano que tamén vai xogar querían facelo”, explica el presidente. La respuesta de la afición no se ha hecho esperar, “xa temos uns 200 socios, o outro día xogamos un amistoso e a grada estaba chea”. 
Catoira recupera a su equipo sénior, con un indiscutible grado de identificación y compromiso por parte de sus jugadores. Mañana a las 18 horas en As Lombas se mide en un amistoso al Caldas, un partido que servirá patra presentar durante el descanso a todos los jugadores y equipos que forman la familia del club. l