lunes 06.07.2020

El Ribadumia ejerce de líder

VILLALONGA 0- 3 RIBADUMIA

Un claro penalti no señalado a favor del Villalonga marcó un antes y un después en el derbi, que se acabó decantando claramente para los aurinegros con un destacado Hugo, que hizo un doblete

Fran Matos golpea
el balón en una
acción del partido
ayer en el Novo San
Pedro | go
Fran Matos golpea el balón en una acción del partido ayer en el Novo San Pedro | go

El Ribadumia ejerce de líder en Preferente Sur tras imponerse en el derbi al Villalonga en San Pedro con un doblete de Hugo Soto y un tanto de Cerqueiras, con lo que cobra una ventaja de cinco puntos sobre el tercer clasificado y eleva a quince las jornadas consecutivas sin perder.

La primera mitad del derbi fue muy disputada, con fútbol de nivel por parte de ambos contendientes, como cabía esperar dada su buena marcha en la tabla. Tuvo el Ribadumia su ocasión más clara en las botas de Fran Matos, quien envió el balón al poste de la portería de Iván Comesaña, dando el primer aviso a los locales. No se amilanaron los de Ricardo Fernández, quienes contestaron en dos ocasiones. Si bien en la primera se encontraron con una excelente respuesta de Roberto Pazos en un mano a mano, en la segunda se produjo una de las dos acciones más decisivas del encuentro, pues el atacante celeste fue derribado (se le barrió el pie de apoyo) dentro del área con claridad pero, ante la incredulidad de jugadores y grada el colegiado no señaló penalti.

Fue un jarro de agua fría para los locales, que se agrandó cuando el Ribadumia consiguió trenzar una jugada que remató certeramente un inspirado Hugo Soto, quien anotaba así el primero de sus dos goles. En un gesto que le honra el Villalonga se recuperó rápidamente, poniendo en apuros a los aurinegros, pero los de Luis Carro supieron mantener perfectamente la ventaja hasta que el colegiado señaló el descanso.

Tras la reanudación llegó a los cinco minutos la segunda acción decisiva, la que decantó finalmente el partido, cuando Hugo Soto anotó su segundo gol en su cuenta particular. En esta ocasión el gol sí cayó como una losa sobre el Villalonga, que con cuarenta minutos por delante se veía con dos goles que remontar ante un rival que se hacía más grande a medida que pasaban los minutos.

No deja de hacer justicia al Villalonga el empeño que pusieron los locales en buscar recortar diferencias para tener una oportunidad, pero los riesgos corridos ahora eran amplios, y las contras aurinegras los mantenían en un estado de perpetua tensión. Los minutos pasaban y los acercamientos morían demasiado lejos de la portería de Roberto Pazos, lo que dio paso a la precipitación, con la que llegaron añadidas las imprecisiones. Ricardo Fernández se la jugó, como era su deber dadas las circunstancias, metiendo a Héctor y Marcos Blanco, jugadores de claro perfil ofensivo, en un intento de generar ocasiones y buscar un gol que les metiera en el partido, mientras que Luis Carro, por su parte, fue recolocando a los suyos, quienes tenían ya casi todo el trabajo hecho, buscando finiquitar a la contra con la entrada de Juanito.

La expulsión de Bisti en el minuto 77 cerró el partido, pues a partir de este momento la remontada se hizo imposible para el Villalonga, que si bien no bajó los brazos ya fue incapaz de inquietar a un Ribadumia que disfrutaba ya de ocasiones para cerrar el partido definitivamente y ampliar más el resultado.

El 0-3 final de Rubén Cerqueiras a menos de cinco minutos del final es la muestra más clara del dominio ejercido en esta segunda mitad por los aurinegros. Así las cosas, los de Luis Carro se mantienen una semana más en el liderato de la clasificación con 49 puntos en su casillero, mientras que el Villalonga continúa desinflándose mermado por las ausencias y las lesiones que están haciendo mella en el equipo en esta parte de la temporada. Ahora cae a la cuarta plaza con 45 puntos, si bien con todavía a tiro las posiciones de ascenso. La próxima semana, jornada de descanso, puede venir bien a los celestes para recuperar jugadores. l

Comentarios