miércoles 2/12/20

El Rosalía da la sorpresa y tumba a un flojo Cortegada

Las de Chiqui Barros supieron llevar el juego a su terreno y logran su primera victoria tras su ascenso a la categoría. Las prisas y la falta de acierto sentencian a las locales
El partido se disputó ayer en Fontecarmoa | josé luiz Oubiña
El partido se disputó ayer en Fontecarmoa | josé luiz Oubiña

El Ulla Oil Rosalía dio la sorpresa ayer en Fontecarmoa, remontando y llevándose un partido por 48-55 frente a un Cortegada víctima de las prisas y con bastantes carencias de juego. 

El encuentro había comenzado el pasado 31 de octubre, entonces suspendido por la humedad en la cancha. Ayer se retomaba con un electrónico de 9-2 y a falta de cuatro minutos por jugar del primer cuarto. 

Este primer lance fue dominado por las de Rubén Domínguez. El Rosalía parecía que se resignaba a intentar tiros exteriores, con un Cortegada que dominaba mucho el rebote y que conseguía incrementar la diferencia en el marcador hasta el 15-8. 

En el segundo cuarto se confirmó una muy dinámica estrategia defensiva de las de Chiqui Barros, que pasaban del caja y uno al 3-2 o individual, adaptándose a cada dibujo de la locales. El juego entró en intensidad, fue mucho más dinámico, pero el Cortegada seguía liderando, con buenas transiciones, a pesar de una falta general de acierto, por ambas partes. Se fue poco a poco el partido también a algo más físico, incluso de contacto, intentando los triples el Rosalía, pero con imprecisiones de ambos equipos. 

Con un 22-14, el ritmo creciente terminó casi en carrera constante, con juego loco y precipitado. Parecía que el Cortegada quería abrir brecha pronto, con ansia por jugar, mientras ahora el Rosalía marcaba su propia pauta, más calmadas, con más pases, más cómodas a pesar de ir por detrás. El Cortegada se fue quedando sin ideas arriba y entró en una mala dinámica de defensa, con más faltas y cediendo más tiros libres. Se llevaron el marcador a su favor al descanso, 24-16, pero el Rosalía había conseguido implantar el juego que le interesaba.

La segunda parte marcó otro partido. El tercer cuarto fue el peor del Cortegada, que llegó a ceder un parcial de 0-14, pasando de un 28-18 a un 28-32. Las de Rubén Domínguez no se encontraban, mientras que las de Barros se sentían cada vez más motivadas y se movían más por la cancha, según recortaban distancia y según la incrementaban luego. Se plasmaba sobre el electrónico el guión marcado por el Rosalía casi desde el principio. En este desastroso tercer cuarto para el Cortegada, el equipo logró encestar solo seis tantos, cediendo un 30-35.

 Un problema en la mesa, con el sistema informático, demoró sobremanera el arranque del último cuarto. Pero la espera no varió la dinámica. 

Al Rosalía le entraba todo lo que no le entraba al Cortegada y llegaron a ponerse 10 arriba (35-45), una diferencia que parecía ya insalvable dada la baja anotación general del partido. Aún así, hubo emoción. A falta de 5’39”, dos tiros de Sara daban aire y lograban inyectar espíritu de remontada, con un 37-45. Ya en esta recta final entraba, por fin, el primer triple para el Cortegada, que recortaba a 40-45 cuando faltaban 4’09”. Había tiempo y Chiqui Barros paró el juego. 

El Cortegada llegó a ponerse 44-47, pero con defensa en bonus, en un final de más acierto por ambos bandos, la esperanza terminó diluyéndose hasta el 48-55 final.

Comentarios