Salamanca UDS-Arosa: Sabor a final en el Helmántico

El Arosa ganó al Salamanca en el partido de la primera vuelta con un gol de Luismi | gonzalo salgado

Seis partidos. Seis finales. El Arosa se juega seguir o no seguir en Segunda RFEF en un mes y medio emocionante. El frenético desenlace comienza esta tarde en un estadio histórico, el campo del Helmántico de Salamanca. A las 17 horas el equipo de Jorge Otero se mide al Salamanca CF UDS, que es penúltimo con 5 puntos menos que los arlequinados, que también están en descenso. Los locales tienen que ganar sí o sí para recortar distancias con el amplio grupo de equipos implicados en la pelea por la permanencia. En Salamanca lo saben y la ciudad va a respaldar al equipo ante el Arosa. Se esperan más de 3.000 personas en el Helmántico, lo que no evitará la sensación de vacío en un estadio con capacidad para más de 17.000.


El Arosa también se la juega. Es una oportunidad de dar continuidad a la victoria ante el colista Ceares y coger aire antes de afrontar los derbis ante Pontevedra y Compostela. “Llevamos unos cuantos partidos importantes, no definitivos, y este es uno más”, reconoce Jorge Otero. “Para ellos sí es una final porque si les ganamos los dejaríamos muy alejados”. El Arosa se mentaliza para un partido “muy duro” y su técnico pide “concentración”, sobre todo en los primeros minutos porque se espera una salida en tromba de los locales. El plan del Arosa pasa por aplacar los ánimos del Salamanca, “si conseguimos que no pase nada en los primeros minutos va a ser un paso importante”. Los arlequinados tratarán de aprovechar la “posible ansiedad” que pueda aparecer en los locales si no van por delante en el marcador.


Desde que María Hernández se hizo cargo del equipo, el Salamanca ha mejorado. En los últimos partidos está actuando con un dibujo 5-3-2, que presiona alto. Algo que advierte Otero. “Hacen una presión muy alta, van a igualar prácticamente el número de efectivos muy arriba. Tenemos que saber jugar con esos aspectos”. El partido para el Arosa es “importantísimo”, al volver a jugar contra un rival directo. Hacerlo además en un “campo histórico” motiva más a los arlequinados.


Jorge Otero no podrá contar con Mon. El santiagués arrastra un esguince de tobillo que se produjo en la última jugada del partido ante el Ceares. Probó durante los últimos entrenamientos de la semana pero las molestias no remitieron. Alberto Martín regresa a la lista. En los locales la única vaja es Manín, sancionado. Son cinco los jugadores del Arosa que están apercibidos de sanción, pero el equipo no puede pararse a pensar en esas cosas. Su situación también es muy apurada y puntuar en Salamanca es obligado. Otero reconoce que “es curioso que en los mejores partidos que hemos hecho no hemos conseguido ganar”. Sumar ahora es prioridad, más allá del buen juego o de las sensaciones. Es la hora de la verdad. Cuando realmente se ven de qué están hechos los equipos, de futbolistas de verdad o no.


Como es habitual el Arosa no estará solo. Un autobús de aficionados parte esta mañana a las 7 horas desde A Abadía do Duque. Con bombos, banderas y sus voces entregadas a la causa de alentar y animar al equipo. Recorrerán 940 kilómetros en el día (ida y vuelta) con la ilusión de ver al Arosa fuera de puestos de descenso al final de la jornada.

Salamanca UDS-Arosa: Sabor a final en el Helmántico

Te puede interesar