Sábado 23.03.2019

Victoria de prestigio en memoria del inolvidable Abelardo Gómez

BERGANTIÑOS 2 - 4 AROSA

El Arosa golea al líder Bergantiños a domicilio en una actuación prácticamente perfecta, que jugadores y técnicos dedican al directivo fallecido este fin de semana

Diego Sylla se inclinó hacia el césped de As Eiroas tras marcar su primer gol para dedicárselo a Abelardo Gómez  | juan acha
Diego Sylla se inclinó hacia el césped de As Eiroas tras marcar su primer gol para dedicárselo a Abelardo Gómez | juan acha

“Cuando marqué el 0-3 besé el suelo para dedicárselo a Abelardo, le tenía mucho cariño”, son palabras de Diego Sylla, pichichi de Tercera División y bigoleador ayer en As Eiroas en la victoria de prestigio del Arosa ante el líder Bergantiños. Un 2-4 engañoso, ya que hasta el minuto 90 el resultado era de 0-4. En la mente de jugadores y técnicos estaba Abelardo Gómez, el secretario que durante las últimas nueve temporadas fue clave en el resurgimiento del club.

Lucieron brazaletes negros y tras el minuto de silencio salieron a dedicarle la victoria. En el primer minuto ya marcó Chiqui. El 0-2 llegó mediada la primera parte, un centro chut de Julio Rey a la escuadra. A 90 kilómetros de Carballo, una parte de la familia arosista con el presidente al frente le daban el último adiós a Abelardo, mientras los jugadores se esforzaban para brindarle su propio homenaje. Fue un partido perfecto. Al Arosa le salió todo bien desde el inicio.

Rafa Sáez cambió el dibujo, apostó por un 4-4-2, con Carlos de lateral izquierdo y por delante Suso, que condujo a los pocos segundos por el carril del diez, abrió a la izquierda a Luis García, que levantó la cabeza y puso un gran centro al primer poste, donde llegó en diagonal Chiqui para marcar con el pie. Mejor inicio imposible. El Arosa juntó líneas, fue un equipo serio en defensa, impenetrable y trabajador, como hace siete días ante el Compostela. El Bergantiños tuvo el balón y la iniciativa, pero no generaba. Los balones largos sobre Rivera eran su única solución. El Arosa apenas concedió a balón parado, y cuando lo hizo, Sylla estuvo tremendo, sacándolo todo de cabeza elevándose por encima de cualquiera.

Prácticamente en su segunda llegada, el Arosa hizo el 0-2. Robo, conducción de Luis García, que abrió a Julio, más allá del vértice del área grande, el canterano se sacó un centro chut que se coló por la escuadra del segundo palo sorprendiendo a Cristhoper.


El Bergantiños trató de agitar el partido, pero apenas generó opciones. Salvo un gol por fuera de juego anulado a Rivera y un disparo desde la frontal de Cañi, alto, los remates del líder brillaron por su ausencia en la primera parte. Su mejor ocasión llegó en el minuto 34, en un jugaba combinativa de mérito en banda derecha, con pared en la frontal, cuando Cañi ya encaraba a Táboas llegó al corte providencial Pablo González, muy atento.


En el descanso el Bergantiños tuvo que hacer un segundo cambio obligado, Jorge Sáez, con problemas en su cuello, dejó su sitio a Diéguez. Un disparo de falta directa de Cano que atrapó sin problemas Táboas fue, en el minuto 47, el primer disparo entre palos de los locales en el partido.


Con el paso de los minutos en la segunda parte el Arosa afianzó su solvencia defensiva y encadenó varias acciones largas con el balón en su poder. En una de ellas, superada la hora de juego, llegó la acción que originó el 0-3. Una triangulación que llevó el balón al punto de penalti a Sylla, que cayó ante Toni, y el árbitro decretó penalti. El senegalés marcó desde los once metros su decimonoveno gol en liga. Poco después haría el vigésimo.


El 0-3 obligó al Bergantiños a quemar todas las naves. Miguel Figueira dio entrada a Ekedi. Los locales tuvieron su gran ocasión mediada la segunda parte, en un balón largo que no midió bien Pablo, Rivera se quedó en el mano a mano con Táboas, que salvó con el pie. Solo un minuto después llegó el 0-4, en un jugadón de Luis García, se fue de dos rivales en mediocampo, filtró el pase sobre el excelente desmarque de Sylla, que batió a Cristhoper por el palo largo.

Inapelable pichichi. A partir de ahí Rafa Sáez empezó ya a pensar en el Racing. Cambió a Sylla, apercibido, y a Chiqui y Pacheco, con problemas físicos. Luis García perdonó el quinto a la contra, su vaselina se fue por encima del larguero. El que sí acertó fue Rivera ya en el tiempo de aumento al rematar de cabeza en el punto de penalti a la salida de un córner. En el minuto 92, en otro córner, acertó con un disparo cruzado Diéguez, para el definitivo 2-4. El Arosa sale de Carballo reforzado en su triunfo más emotivo. Lleva 10 de los últimos 12 puntos pese a atravesar el Tourmalet y padecer bajas. Ofrece motivos de sobra para avivar la llama de la ilusión en Vilagarcía.

Comentarios