sábado 19.10.2019

El Villalonga ficha a Diego Lamas, que llega del Gavá

El centrocampista vigués de 22 años Diego Rodríguez Lamas es nuevo jugador del Villalonga. Formado en la cantera del Coruxo, jugó en Segunda B dos temporadas en este equipo antes de marcharse al Gavá, también en la categoría de bronce.

El joven futbolista vigués se formó en el Coruxo y militó también en el Gavá | gavá
El joven futbolista vigués se formó en el Coruxo y militó también en el Gavá | gavá

El centrocampista vigués de 22 años Diego Rodríguez Lamas es nuevo jugador del Villalonga. Formado en la cantera del Coruxo, jugó en Segunda B dos temporadas en este equipo antes de marcharse al Gavá, también en la categoría de bronce. La pasada semana decidió abandonar el club catalán, ahora en Tercera, donde era un jugador importante (jugó 19 partidos y llegó a ser capitán), para regresar a Galicia.  Lleva desde el miércoles entrenando con sus nuevos compañeros y debutará mañana en Cangas ante el Alondras.
“Lo convencimos por la seriedad que estamos imprimiendo en el tema económica, y por amistad con terceras personas que tenemos en común”, explica el director deportivo celeste, Carlos Lorenzo. “En el Gavá tenía problemas económicos y hemos esperado hasta tenerlo bien atado para anunciarlo”. Según Lorenzo, el nuevo fichaje “es mediocentro pero puede jugar en diferentes posiciones de ataque, es polivalente”. A falta de cinco días para el cierre del mercado de fichajes, el Villalonga sigue tratando de encontrar un recambio a Melchor para el carril izquierdo.
El entrenador César Sánchez considera que Diego Lamas puede aportar “calidad, juego y llegada” al centro del campo del equipo, al tratarse de un futbolista creativo al que “le gusta tener el balón”. Lamas pasó ayer el reconocimiento médico y está en condiciones para jugar mañana. Su llegada, en plena racha negativa del equipo (solo 3 puntos sumados de los últimos 45 en juego), puede ser el estímulo para cambiar la dinámica del equipo. Javichu es la única ausencia mañana ante el Alondras de Antonio Fernández.

Comentarios