miércoles 13.11.2019

Al Xuven aún le queda el Lucentum para cerrar su particular etapa alpina

 El mes de noviembre le está pasando factura al Xuven. Ya se presumía que podía pasar. Y es que el calendario ha concentrado en este mes otoñal a cuatro durísimos rivales.

Emilio entra a canasta en el partido contra el Cáceres	e. moldes
Emilio entra a canasta en el partido contra el Cáceres e. moldes

El mes de noviembre le está pasando factura al Xuven. Ya se presumía que podía pasar. Y es que el calendario ha concentrado en este mes otoñal a cuatro durísimos rivales. Los cuatro mejores equipos de la liga. Utilizando términos ciclistas, es esta una auténtica etapa alpina que aún no ha terminado. De hecho, culminará el sábado en O Pombal con la ascensión más complicada, un auténtico Alpe d’Huez. Y es que llega a Cambados el Lucentum Alicante, equipo que es líder con 7 victorias en las 7 jornadas disputadas. Todo un ex equipo de ACB (desde la temporada 2009/10 hasta la 11/12). Un equipo hecho para intentar el ascenso y también un enorme atractivo para los aficionados que acuden al pabellón O Pombal, aunque tendrán que hacerlo conscientes de que la victoria será aún más difícil, si cabe.
El Xuven arrancó este mes perdiendo en la cancha del Sammic ISB –el Iraurgi– en Azpeitia. Luego cayó ante el Cáceres en casa y este último sábado se le escapó el partido en el último cuarto en Castellón. Ahora le queda lidiar con el hueso más duro.
Al menos, queda el consuelo de que después de la tempestad siempre llega la calma. Tras este nubarrón que se avecina llegará la jornada de descanso para desconectar y centrarse en un ciclo de partidos en los que el Xuven se va a jugar mucho, con rivales más de su nivel como el Grupo Eulen (el Obila de Ávila), el Barcelona, el Basquet Pla, el Tarragona y el Ceba Guadalajara. Cinco partidos en un mes de diciembre en el que habrá una jornada en miércoles y ningún descanso por las fiestas navideñas. Y un mes que se avecina clave para el Xuven.

Comentarios