miércoles 20.11.2019

El BCE respaldó la gestión del Popular siete meses antes de su resolución

Aplaudió la ampliación de capital de 2.500 millones que llevó a cabo la entidad en tiempos de Ángel Ron
El Popular fue vendido al Santander a principios de junio de 2017 | archivo ec
El Popular fue vendido al Santander a principios de junio de 2017 | archivo ec

El Banco Central Europeo (BCE) aplaudió la ampliación de capital de 2.500 millones que el Banco Popular llevó a cabo en tiempos de Ángel Ron y alabó la operación en una carta remitida a la entidad apenas siete meses antes de su resolución y venta a principios de junio de 2017 al Santander.

El documento, fechado el 25 de noviembre de 2016, llegó poco antes del consejo extraordinario del 1 de diciembre en el que el Banco Popular aprobó el relevo de Ron por Emilio Saracho.

El BCE valora que, tras detectar debilidades e incertidumbres, la entidad decidiera llevar a cabo la operación para resolverlos.

A esta misiva se refirió en su declaración como investigado en la Audiencia Nacional el exvicepresidente Roberto Higuera esta misma semana, para afianzar la tesis de que la ampliación de 2.500 millones era suficiente, a pesar de que Saracho considere ahora que eran necesarios 8.000 millones de euros. 

En la carta, el BCE reconoce que se habían puesto en marcha “mecanismos, estrategias y procesos sólidos, efectivos y completos” para asegurarse los niveles correctos de capital y de liquidez. 

En concreto, una ratio de capital principal del 13,11 por ciento a cierre de 2015, por encima del 10,5% mínimo requerido.

Además, constata que, tras detectar una serie de factores e incertidumbres que podían afectar negativamente a su rentabilidad, el banco se aseguró 2.500 millones de euros de capital con la ampliación de junio de 2016, lo que unido al aumento de las coberturas y a más de 4.400 millones de provisiones implica que “ha abordado o está en proceso de abordar” dichos inconvenientes.

Entre los factores adversos a los que se refiere el BCE figuran el contexto económico, el entorno de bajos tipos de interés y las decisiones judiciales sobre las cláusulas suelo. Pero el organismo no cuestiona en ningún momento el monto de la ampliación de capital, los 2.500 millones de euros. 

Aunque advierte sobre posibles riesgos, como la elevada exposición al riesgo crediticio, la clasificación de créditos dudosos o el propio modelo de negocio, basado en la concesión de préstamos a particulares y pymes, el Banco Central Europeo admite a continuación que el importe y la distribución del capital del banco son, “en términos generales”, adecuados para cubrir la naturaleza y el nivel de riesgos a los que “está o podría estar expuesto”.

Por lo que respecta a la liquidez, el BCE también se destacan las estrategias y políticas con los que la entidad puede identificar, medir, administrar y monitorear el riesgo de liquidez “en un conjunto apropiado de horizontes temporales”.

Comentarios