jueves 20.02.2020

Comienza a funcionar la planta que llevará a España gas licuado desde el Ártico ruso a través de Fenosa

Yamal LNG suministrará al país 3.200 millones de metros cúbicos anuales de combustible

 

Comienza a funcionar la planta que llevará a España gas licuado desde el Ártico ruso  a través de Fenosa

El presidente ruso, Vladimir Putin, inauguró ayer en el Ártico la gigantesca planta de licuefacción de gas natural Yamal LNG, una de las más grandes del mundo y que abastecerá a España a través de  Gas Natural Fenosa.
La ceremonia oficial tuvo lugar al aire libre pese a que la temperatura en este puerto de la península de Yamal, que está bañada por el mar de Kara, oscilaba entre los 20 y 30 grados bajo cero. Putin apretó un botón y el gas licuado comenzó a bombear en el único metanero rompehielos del mundo, el “Arc7 Christophe de Margerie”, que tiene una capacidad de 172.600 metros cúbicos de gas licuado en sus tanques.

La única europea
Gas Natural Fenosa es la única compañía europea en firmar un contrato para la compra de gas natural licuado de Yamal LNG, uno de los proyectos energéticos estratégicos del Kremlin. Yamal LNG suministrará 3.200 millones de metros cúbicos anuales de combustible a España a partir de 2018 y durante 25 años.  
“Me ha impresionado la capacidad de construir algo tan grande en un sitio con este clima. Es un proyecto muy ambicioso, en unas condiciones climatológicas muy complicadas y hay que reconocer el mérito en sí mismo de haberlo logrado”, dijo en la ceremonia el embajador de España en Rusia, Ignacio Ybánez.
“España no somos parte del proyecto, pero somos futuros clientes de esta central. Es importante para nosotros diversificar nuestras fuentes de combustibles. Hasta ahora no teníamos gas ruso, pero ahora si nos sumamos y esto refuerza nuestra relación con Rusia”, subrayó Ybánez. La planta se ha construido sobre el yacimiento South-Tambeyskoye, considerado uno de los mayores del mundo con sus 926.000 millones de metros cúbicos de reservas confirmadas de gas. Novatek controla el 50,1 por ciento de las acciones del proyecto, valorado en unos 27.000 millones de dólares; la francesa Total y la china CNPC se reparten a partes iguales el 40 por ciento, mientras que la también china SRF (Silk Road Fund) posee el 9,9 por ciento restante. l

Comentarios