martes 22/9/20

Decenas de empleados de Alcoa salen a la calle para presionar a la empresa

La plantilla y sus familias creen que la venta podría garantizar el empleo en la fábrica de aluminio primario
La protesta tuvo lugar ayer en la plaza Pastor Díaz de Viveiro | CARLOS CASTRO (EP)
La protesta tuvo lugar ayer en la plaza Pastor Díaz de Viveiro | CARLOS CASTRO (EP)

Decenas de trabajadores de Alcoa San Cibrao, acompañados por sus familias, se concentraron ayer en la plaza de Pastor Díaz, en la localidad de Viveiro, en una concurrida protesta para expresar su apoyo al proceso de venta de la fábrica al grupo Liberty House.

Lo hicieron, como explicaron varios de los asistentes, con la esperanza de que esa solución permita garantizar la producción y, por lo tanto, el empleo en la factoría, la única que en España fabrica aluminio primario.

Antes de la llegada de los demás trabajadores, miembros del comité de empresa cubrieron todo el suelo de la plaza con cascos de trabajo que llevaban pegatinas con el logotipo de la empresa interesada en la adquisición del complejo industrial.

Los cascos, de color blanco, rojo y amarillo, fueron colocados en hileras, con la correspondiente distancia de seguridad entre ellos, como medida de prevención ante el Covid-19.

Reunión

Esta “concentración familiar” se produce antes de la reunión que mantendrán en Madrid el próximo miércoles miembros del comité de empresa con representantes del grupo Liberty House, que continúa negociando con la multinacional Alcoa para la adquisición de la planta mariñana.

El presidente del comité de empresa de Alcoa San Cibrao, José Antonio Zan, precisó que la cita se celebrará “de forma presencial”, a partir de las 16.30 horas, aunque de momento el comité no ha sido informado del lugar en el que se producirá el encuentro.

Zan reconoció que el comité “espera mucho de esa reunión”, porque opina que, una vez que han sido convocados por el grupo empresarial interesado en hacerse con la fábrica, será porque se han producido avances significativos en la negociación para cerrar la operación.

“Creemos que se están produciendo avances, pero esperamos que se avance más rápido”, dijo Zan, quien confía en que “Alcoa deje de poner trabas” para cerrar la venta de la fábrica.

Aseguró que “no es lógica la postura de Alcoa” en relación al contrato para el suministro de alúmina a la fábrica de aluminio primario, dado que lo plantea “a cinco años”, cuando la propia multinacional norteamericana, cuando compró dos plantas en Noruega, “lo hizo con un contrato a diez años y con mejoras en el suministro en relación con el precio de mercado”. l

Comentarios