domingo 27/9/20

El juez desestima la demanda de Fadesa contra Jove por unos terrenos en México

El juzgado mercantil número 1 de A Coruña ha desestimado íntegramente la demanda interpuesta por la administración concursal de Martinsa-Fadesa contra Manuel Jove y Antonio de la Morena por el valor de unos terrenos situados en Loreto (México).
Fernando Martín, durante el juicio en septiembre	javier alborés
Fernando Martín, durante el juicio en septiembre javier alborés

El juzgado mercantil número 1 de A Coruña ha desestimado íntegramente la demanda interpuesta por la administración concursal de Martinsa-Fadesa contra Manuel Jove y Antonio de la Morena por el valor de unos terrenos situados en Loreto (México).

Considera que no se puede determinar que se asignase
un precio superior
al del mercado

La administración concursal de Martinsa-Fadesa demandó a los exgestores de Fadesa Manuel Jove y Antonio de la Morena al considerar que la compañía sufrió daños por la compra en 2006 por 118 millones de unos terrenos en Baja California presuntamente sobrevalorados, operación que se pactó durante la fusión de ambas compañías.

cifras

Según la administración concursal, el valor de las 15 fincas, que sumaban unas 3.000 hectáreas, objeto de la compraventa –por las que Martinsa pagó 118,6 millones de euros – ascendía a 9,81 millones de euros en la hipótesis más favorable y apenas a 581.294 euros, en la menos favorable.

En su sentencia, el magistrado Pablo González-Carreró destaca que “no existe forma alguna de determinar con exactitud el valor de mercado de un terreno y su correspondencia con el precio, puesto que en definitiva el valor solo se concreta en el precio que un tercero esté dispuesto a pagar por él”.

conclusión

“Pero sí cabe al menos concluir que las premisas de que parte el informe Protiviti no pueden ser aceptadas ni sirven para concluir que los administradores demandados hayan asignado conscientemente al terreno un precio superior al de mercado en daño de la compañía que administraban”, añade.

La sentencia avala de este modo los argumentos de los demandados, quienes defendieron y demostraron con numerosas pruebas e informes periciales que no hubo daño alguno ni pérdida de oportunidad de negocio para Fadesa.

Además, también probaron que la revalorización que experimentaron los terrenos en los dos años transcurridos entre la compra de los terrenos por parte de Manuel Jove en 2004 y su venta a Martinsa-Fadesa en 2006 fue racional y razonable, teniendo en cuenta que durante ese período se llevó a cabo una absoluta transformación de la naturaleza del suelo, que al pertenecer a un único propietario ya no presentaba problemas de titularidad y que obtuvo el cambio de uso de rústico a urbanizable con uso turístico.

Comentarios