domingo 22.09.2019

El Gobierno anuncia que endurecerá el control del IVA y los pagos en efectivo

El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, anunció ayer que el Gobierno no subirá el IVA, pero que sí endurecerá el control de la liquidación de este impuesto, dentro de una serie de medidas con el objeto de aumentar la recaudación, que también contemplan más restricción a los pagos en efectivo y a los aplazamientos de pago de las empresas.

Fátima Báñez interviene en la sesión de control al Gobierno en el Congreso	ep
Fátima Báñez interviene en la sesión de control al Gobierno en el Congreso ep

El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, anunció ayer que el Gobierno no subirá el IVA, pero que sí endurecerá el control de la liquidación de este impuesto, dentro de una serie de medidas con el objeto de aumentar la recaudación, que también contemplan más restricción a los pagos en efectivo y a los aplazamientos de pago de las empresas.


El ministro realizó este anuncio durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso, tras una interpelación de Ciudadanos a través de su portavoz de Hacienda, Francisco de la Torre, que preguntó a Montoro por los planes del Ejecutivo para combatir el fraude fiscal.


En este sentido, el ministro avanzó que “pronto” llevarán al Congreso un plan de lucha contra el fraude con medidas concretas que repercutan en la recaudación del próximo año 2017. “No tiene mucho sentido que, teniendo la facilidad de crédito, las empresas se financien sobre la Hacienda de todos”, dijo Montoro acerca de los aplazamientos de pago de las empresas, tras asegurar que la administración tributaria tiene una deuda pendiente de varias decenas de miles de millones de euros.


Montoro apuntó que la próxima semana podrían empezar a debatirse en el Congreso estas medidas que, anunció, supondrán un endurecimiento de los controles contra el fraude y la introducción de nuevas normas en la inspección tributaria para hacerla “más eficiente”.


Tras realizar este anuncio, Montoro pidió a De la Torre que “no enrede tanto con el pasado”, en referencia a la amnistía fiscal de 2012, por la que Ciudadanos ha interpelado el Gobierno, reclamándole una tributación acorde al 10% que establecía el decreto. “Déjese de mirar para atrás y vamos a mirar para adelante, porque, si no, no nos van a creer donde nos tienen que creer”, dijo el ministro.


Montoro insistió en que la posibilidad de recaudar más tras esta regularización de dinero no declarado no prescribe, y que en la propia norma se explicita la investigación. En todo caso, aludió a la carta que el Ministerio de Hacienda remitió a hace unos días a aquellas personas que se acogieron a la regularización.


Por su parte, los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) consideran que entre las propuestas realizadas por Montoro  hay una “contradicción” y piden que se reduzca el límite de los pagos en efectivo a 1.000 euros desde los 2.500 euros actuales y que las facturas que se abonen por encima de esta cantidad, contraviniendo dicha limitación, no se puedan deducir en la declaración del IRPF o en el Impuesto de Sociedades, como se viene haciendo actualmente.


Reconocen que la limitación de efectivo no es decisiva para eliminar el fraude cuando las dos partes que intervienen en una operación acuerdan sumergirla, especialmente cuando una de ellas es un consumidor final, aunque sí dificulta el fraude sobre todo en operaciones entre empresas. n

Comentarios