El Gobierno aprobará en enero la ley de la vivienda que permite a las comunidades limitar los alquileres

Raquel Sánchez atiende a los medios de comunicación durante su visita a un ayuntamiento | aec

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), Raquel Sánchez, afirmó ayer que el Gobierno aprobará en el Consejo de Ministros del 18 de enero la Ley por el Derecho a la Vivienda, que permite a las comunidades limitar el precio del alquiler en las zonas tensionadas a las empresas propietarias de más de diez viviendas.


“Sí, la aprobaremos en el próximo Consejo de Ministros del día 18 de enero”, dijo la ministra, “y a partir de ahí empezar lógicamente la tramitación parlamentaria”, afirmó tras la presentación en el Pabellón de España en la Expo Dubai del Global Mobility Call, primer congreso mundial sobre la movilidad sostenible que tendrá lugar en junio en Madrid.


El Consejo de Ministros dio el visto bueno el pasado 26 de octubre al anteproyecto de ley por el Derecho a la Vivienda presentado por el ministerio, con la intención de enviarlo al Congreso como proyecto de ley antes de que terminarse el año, lo que finalmente no sucedió.


Este texto fue negociado durante un año por los socios de gobierno y ha sido uno de los principales focos de tensión política entre ellos en lo que va de legislatura.


Informe del Poder Judicial

Sánchez señaló desde Dubai que “en breve” tendrán el informe del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y consideró que está “todo preparado” para llevar este proyecto de ley al Consejo de Ministros del 18 y para “su posterior tramitación”, e indicó que no están “preocupados” por el contenido del informe.


El texto modifica algunos aspectos de la Ley de Enjuiciamiento Civil, por lo que es preceptivo un informe del CGPJ, aunque este órgano declaró la semana pasada que no le había dado tiempo material a elaborar el informe para finales del mes pasado, ya que el ministerio lo pidió a principios de diciembre, por lo que se retrasó la segunda lectura.


Además, esta ley provocó el recelo en el sector inmobiliario, que coincide en que su aprobación reducirá la oferta, empeorará el mantenimiento de los inmuebles y conducirá el mercado a la economía sumergida. Sin embargo, la ministra aseveró que el texto del anteproyecto de ley tuvo al final una “acogida positiva” en el sector inmobiliario.


“Yo creo que más allá de algunas críticas puntuales que se han producido, pero que quiero decir y avanzar que han sido muy puntuales y que es verdad que en un primer momento se generó cierta inquietud por parte del sector, puedo aventurar que fue una acogida positiva”, señaló.


La ministra agregó que también tuvo una acogida “positiva” por el “conjunto de la sociedad” y, por tanto, espera que “ese mismo consenso de la sociedad también se consiga en el Parlamento” y que se pueda tener “lo antes posible” la aprobación de una ley que calificó de “histórica”.


Para los arrendadores particulares y las empresas propietarias de menos de diez viviendas, el texto prevé –solo en zonas tensionadas– que el inquilino pueda pedirles prórrogas anuales del contrato hasta un máximo de tres años con la renta congelada.


Otros puntos del texto es penalizar las viviendas vacías, pues el anteproyecto prevé que los ayuntamientos apliquen un recargo del 50 por ciento en la cuota líquida del impuesto de bienes inmuebles (IBI) a las que permanezcan desocupadas sin justificación más de dos años; del cien por cien si está vacía más de tres años y del 150 por ciento si el propietario tiene cuatro inmuebles desocupados en el mismo término municipal. 

El Gobierno aprobará en enero la ley de la vivienda que permite a las comunidades limitar los alquileres

Te puede interesar