jueves 12.12.2019

El Gobierno suspenderá el impuesto a la generación eléctrica para abaratar la luz

 

El Gobierno suspenderá el impuesto del 7% a la generación eléctrica para dejarlo a un tipo “prácticamente cero”, y complementará el bono social eléctrico con la creación de uno nuevo para la calefacción, con la finalidad de paliar los efectos de la subida de la electricidad en los consumidores.

 

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, durante su comparecencia en la comisión del Congreso | Zipi (efe)
La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, durante su comparecencia en la comisión del Congreso | Zipi (efe)

El Gobierno suspenderá el impuesto del 7% a la generación eléctrica para dejarlo a un tipo “prácticamente cero”, y complementará el bono social eléctrico con la creación de uno nuevo para la calefacción, con la finalidad de paliar los efectos de la subida de la electricidad en los consumidores.
La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, anunció ayer, en su comparecencia en comisión en el Congreso, estas dos medidas inmediatas que adoptará el Ejecutivo, dirigidas, junto a otras, a “aliviar la factura eléctrica a los consumidores en un momento excepcional” por los altos precios en el mercado eléctrico que están encareciendo la factura de la luz, según dijo.
De este modo, Ribera explicó que el impuesto a la generación, creado en la Ley de Medidas para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico de 2012, no se suprimirá, sino que se suspenderá para quedar “prácticamente a cero”, lo que supondrá, según fuentes del Ministerio, que se quede en un tipo residual (entre el 0 y el 0,5 por ciento), que determinará la Abogacía del Estado. 
El Ministerio para la Transición Ecológica calcula que la suspensión del impuesto del 7% a la generación eléctrica supondrá una rebaja de entre el 2,5% y el 4% en la factura doméstica y de alrededor de entre el 5% y el 5,5% en la del gran consumidor industrial.
.
IVA
Respecto a una posible reducción del impuesto sobre el valor añadido (IVA), que es ahora del 21% en la factura de la luz, reconoció que no es lógico que un consumidor vulnerable pueda pagar un 21% de IVA en su consumo de luz, pero modificar este impuesto es más complejo porque es un ingreso comunitario y requiere una tramitación distinta.
Señaló que en este momento, con un sistema de fijación de precios en el mercado mayorista pensado hace dos décadas, en el que conviven tecnologías antiguas, como el carbón, la nuclear y el gas, con nuevas, como las renovables, la volatilidad de precios va a ser durante tiempo una tónica.
No obstante, dijo que el consumidor no puede ser el único que abone los costes del cambio y, por eso, el Gobierno va a poner en marcha medidas, como la suspensión del citado impuesto y la mejora de la cobertura inmediata a los consumidores más vulnerables. Indicó que las medidas se discutirán “en un Consejo de Ministros muy próximo”.
Explicó que el bono social eléctrico se complementará con la creación de uno nuevo para la calefacción, para que este próximo invierno no haya consumidores que no puedan calentar suficientemente sus hogares, como les ocurría en 2016 a 4,6 millones de personas, una gran parte de los cuales eran hogares monoparentales y personas mayores.
Anunció que antes de seis meses el Gobierno presentará una estrategia contra la pobreza energética, y expresó la intención del Ejecutivo de incrementar los límites actuales de renta para tener derecho a los descuentos del bono social, dentro del cual se contemplará expresamente a las familias monoparentales y se introducirán criterios de protección a la infancia. l

Comentarios