Viernes 19.04.2019

Un grupo de marineros gallegos exigen en un juicio en Noruega que les paguen sus pensiones

La asociación Long Hope viaja a Oslo para asistir al cuarto contencioso contra el país escandinavo

 

Un grupo de marineros de la asociación Long Hope, que agrupa a 12.000 españoles, en su mayoría gallegos, viaja hoy a Oslo para asistir a un nuevo juicio para reivindicar el pago de sus pensiones tras una vida de trabajo en la flota del país escandinavo.

El juicio, que se celebrará mañana y el miércoles, parte de un recurso de apelación contra una sentencia emitida en abril por un juzgado de primera instancia de Oslo, y es el cuarto contencioso contra Noruega de estos marineros, que tienen abiertas causas por la vía civil y social.

“No tenemos ninguna expectativa de ganar, en Noruega no lo han logrado ni los marineros de la Segunda Guerra Mundial ni los del Mar del Norte; de aquí pasaremos al Tribunal Supremo y, de ahí, al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo”, aseguró el portavoz de Long Hope, Alberto Paz Viñas. Los marineros tienen clara su estrategia, cuyo objetivo final es Estrasburgo: pretenden agotar todas las instancias judiciales en Noruega para poder elevar su caso a este tribunal. 

“El Gobierno noruego está muy tranquilo dentro de sus fronteras, con sus ‘recursos trampas’ y ‘trapalladas’, pero el tribunal de Estrasburgo es harina de otro costal”, dijo el portavoz.

Long Hope reclama las pensiones que le corresponderían a los marineros embarcados en la flota noruega entre 1958 y 1994. “Nosotros en ningún momento buscamos trabajo en Noruega, fue la propia Asociación de Armadores de Noruega la que vino a España en 1957 a buscar personal altamente cualificado, del que ellos carecían, para su flota”, apuntó Paz, quien, como otros marineros, pagó sus impuestos en el país escandinavo mientras trabajó allí. El propio documento con el que los armadores noruegos se dirigieron al Gobierno franquista en 1957 evidencia la existencia de un acuerdo entre ambas partes: Noruega deduciría una parte de los salarios de los marineros españoles y enviaría dicha cantidad a la Agencia Tributaria, en España.

“Los marineros extranjeros en barcos de Noruega no están cubiertos por el sistema de pensiones noruego, mientras que los marineros españoles en buques extranjeros no lo están por el sistema de pensiones español, lo que los deja en una situación particularmente desfavorable”, reconocían los armadores noruegos en 1957. Siendo conscientes de la problemática, Noruega y España alcanzaron el ya mencionado acuerdo, según el cual los marineros españoles pagaron el 30% de su salario bruto durante su estancia en el país escandinavo, confiando en poder cobrar sus pensiones. 

“Este es un problema jurídico porque nosotros lo llevamos a los tribunales al ver que no nos hacían caso los Gobiernos español y noruego, pero realmente es un problema político: cuando nos vinieron a buscar se dirigieron al Gobierno, no a los juzgados”, apuntó Paz Viñas.

Comentarios