Viernes 19.04.2019

La paga compensatoria de las pensiones supondrá 13 euros de media por persona

El gasto en las prestaciones contributivas crecerá este año un 6,4% y supondrá casi el 11% del PIB 

La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, explica el presupuesto de su departamento para este año | Luca Piergiovanni (efe)
La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, explica el presupuesto de su departamento para este año | Luca Piergiovanni (efe)

La paga para compensar las pensiones por la desviación de la inflación en 2018 supondrá un abono de en torno a 13 euros de media por persona, una cifra algo inferior por pensión, dado que hay personas que compaginan dos prestaciones.


En la presentación de los Presupuestos de 2019 del Ministerio de Trabajo, el secretario de la Seguridad Social, Octavio Granado, explicó que el coste presupuestado para esta paga adicional es de 127 millones de euros, que se abonarán a finales de febrero.


Granado destacó que lo más significativo no es la cuantía de la paga, sino el hecho de que se haya recuperado este mecanismo para garantizar el poder adquisitivo de las pensiones que se había derogado con la reforma del PP de 2013.


Además, recordó que la denominada “paguilla” no la cobran todos los pensionistas, sino los que generaron su pensión desde 2017 hacia atrás, y quienes se han incorporado al sistema a lo largo de 2018 no la recibirán. 


El gasto en pensiones contributivas crecerá un 6,4% en 2019, hasta 135.267,63 millones de euros, lo que equivale al 10,8% del PIB, mientras el Gobierno tratará este año de cerrar un acuerdo político y social para un plan a corto plazo que permita inyectar ingresos a la Seguridad Social. “Está claro que hay que inyectar ingresos para pagar las prestaciones del sistema”, dijo, por su parte, la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, y abogó  por fomentar “más empleo y mejor retribuido”. 

Entre las medidas a incluir habrá que ver los gastos y prestaciones que tendrán que abonarse con cargo a las cotizaciones sociales y los que pagará el Estado con impuestos, aunque el Gobierno espera a las conclusiones del Pacto de Toledo y a las propuestas de los agentes sociales. 

El aumento del gasto en pensiones para este año es consecuencia de la subida del 1,6% de las pensiones en general y del 3% de las mínimas, así como de la paga adicional para compensar las pensiones por la desviación de una décima de la inflación en 2018. No hay que esperar a la aprobación de los Presupuestos, ya que la subida de las pensiones se adelantó por decreto ley el 28 de diciembre para que pudiera ser efectiva desde el 1 de enero.

La Seguridad Social recibirá este año un préstamo de 15.164 millones de euros, complementado con una transferencia de 850 millones, para asegurar su sostenibilidad y el pago de las pensiones, a lo que se podrá sumar hasta 3.693 millones de euros del Fondo de Reserva. Valerio confía en que no se tenga que recurrir a la totalidad la partida presupuestada de la llamada “hucha de las pensiones” si evolucionan bien los ingresos por cotizaciones sociales, que está previsto que aporten el 77,1% de los ingresos de la Seguridad Social (123.584 millones y el 7,5% más que en 2018).

Este aumento será aportado tanto por empresas como ocupados, gracias a que habrá más empleo, más crecimiento de las bases de cotización, una evolución más favorable de la remuneración media de los asalariados y mayor incisión en el control, gestión recaudatoria y lucha contra el fraude.

Comentarios