viernes 7/8/20

Los antidisturbios cargan en Barcelona contra los concentrados ante la Policía

Más de 300.000 personas se movilizan para exigir la libertad de los presos y una respuesta política

Los antidisturbios cargan en Barcelona contra los concentrados ante la Policía

Agentes antidisturbios de los Mossos cargaron poco después de las 21.00 horas contra un grupo de manifestantes convocados por los Comités de Defensa de la República (CDR) frente a la Jefatura de la Policía Nacional en Barcelona que habían retirado las vallas de protección.

La concentración, que se inició hacia las 19.30 horas y congregó a unas 10.000 personas, según la Guardia Urbana, se inició en un clima de cierta calma, pero posteriormente, se produjeron diversos momentos de tensión que acabaron con estas cargas.

Después de que un grupo de encapuchados tirara las vallas que les separaba de un grupo de agentes y se encararan con ellos, agentes de los Mossos salieron de las furgonetas y cargaron con dureza contra los manifestantes, que empezaron a lanzarles todo tipo de objetos.

Antes de los altercados, los manifestantes empezaron a lanzar pelotas, globos con pintura o latas a varias furgonetas de los antidisturbios e incluso alguno de ellos dio patadas a los vehículos policiales.

Con la cara tapada

Posteriormente se repitieron esas escenas de tensión cuando otro pequeño grupo de jóvenes con caretas o con la cara tapada con pañuelos lanzaron pelotas contra diversas furgonetas apostadas junto a la sede de la Jefatura de la Policía Nacional.

En otro momento, algunos jóvenes se acercaron hasta una de las furgonetas policiales que custodian la Jefatura e incluso intentaron sin éxito abrir el portón trasero, sin que los agentes hayan llegado a intervenir en ningún momento.

Antes de que esto sucediese, unas 350.000 personas, según la Guardia Urbana de Barcelona, se manifestaron ayer en Barcelona bajo el lema “Libertad” para mostrar su rechazo a la sentencia.

La concentración, convocada por la ANC, Ómnium Cultural y un numeroso grupo de entidades sociales y culturales, abarrotó la calle Marina de Barcelona para protestar contra las condenas dictadas por el Tribunal Supremo a los líderes del procés.

A la manifestación se adhirieron todas las fuerzas independentistas –JxCat, PDeCat, ERC, la CUP y Demócrates– y tanto el presidente de la Generalitat, Quim Torra, como el presidente del Parlament, Roger Torrent, participaron en esta movilización.

La marcha llega después de que el pasado 14 de octubre el Tribunal Supremo hiciese pública la sentencia del 1-O, con penas de cárcel para Oriol Junqueras, Raül Romeva, Joaquim Forn, Jordi Turull, Josep Rull, Dolors Bassa, Carme Forcadell, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart.

Los manifestantes exhibieron numerosas esteladas y pancartas con eslóganes como “La prisión no es la solución”, “Basta de represión”, “Amnistía” o “Spain, sit and talk” (“España, siéntate a hablar”).

Las proclamas en favor de la “independencia” de Cataluña o de la libertad de los “presos políticos” marcaron la manifestación, que llenó de manifestantes la calle Marina desde más allá de la Sagrada Familia hasta la avenida Icária, aproximadamente.

Durante la marcha, la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, aseguró de que “a más represión del Estado español, más movilización en las calles de Cataluña”.

Por su parte, el vicepresidente de Ómnium Cultural, Marcel Mauri, dijo que una “parte inmensa” de la ciudadanía de Cataluña pide al Gobierno diálogo.

Mauri abogó por “buscar soluciones políticas a un conflicto que es político” y criticó que “no es de recibo” los comentarios que señalan que manifestarse es “una pataleta”.

Comentarios