jueves 26/11/20

La banda terrorista ETA prepara desde Bayona su “última función”

La organización terrorista ETA afronta, tras su declaración de reconocimiento del daño causado, su última función, el punto final definitivo a casi sesenta años de trayectoria en la que dejó un negro legado de más de 800 personas asesinadas en España y Francia.

Miles de personas marcharon en Bilbao por los derechos de los presos de ETA | AEC
Miles de personas marcharon en Bilbao por los derechos de los presos de ETA | AEC

La organización terrorista ETA afronta, tras su declaración de reconocimiento del daño causado, su última función, el punto final definitivo a casi sesenta años de trayectoria en la que dejó un negro legado de más de 800 personas asesinadas en España y Francia.

Esta tarde, en un hotel de la localidad vascofrancesa de Bayona, se darán a conocer los primeros detalles de la última escenificación de una ETA que, para la mayoría de los vascos, dejó de existir cuando anunció que no volvería a matar. el 20 de octubre de 2011.
En el Hotel Le Bayonne comparecerán miembros del denominado Grupo Internacional de Contacto (GIC), la asociación vascofrancesa Bake Bidea y el Foro Social Permanente, quienes explicarán los detalles de un “acto internacional” que se celebrará en la capital labortana previsiblemente el viernes 4 de mayo, un día antes de que ETA oficialice definitivamente su decisión de poner punto final a una existencia que se remonta a 1959.

Los tres convocantes han ejercido en los últimos años como albañiles que han alisado las pistas de aterrizaje que ETA ha empleado para dotar de cierta solemnidad cada uno de los hitos de su declive, desde la Conferencia de Aiete en octubre de 2011 hasta el “Día del Desarme” del 8 de abril de 2017.
Según explicaro a EFE fuentes conocedoras de este proceso, en nombre del GIC comparecerá Raymond Kendall, secretario general de Interpol entre 1985 y 2000.
Kendall es el último de los cinco miembros que se incorporó al GIC, el grupo liderado por el abogado surafricano Brian Currin, del que forman parte también el suizo Pierre Hazan, la norirlandesa Nuala O’Loan, la londinense Silvia Casale y el israelí Alberto Spektorowski.

Precisamente este último explicó el miércoles, en una entrevista concedida a Radio Euskadi, que la esperada declaración de ETA será suficientemente “clara”, aunque aún se desconoce qué términos utilizará para certificar su final, en “directo” desde Francia.

“Disolución”
Cabe descartar que ETA utilice la palabra “disolución”, ya que es la que constantemente se empleó desde el Gobierno de España y la mayoría de los partidos a modo de exigencia, mientras que el Foro Social puso sobre la mesa el modelo DDR (Desarme, Desmovilización, Reintegración).

Este esquema, diseñado por la ONU para los procesos de paz aplicados en distintos conflictos armados en el mundo, define “desmovilización” como “la baja oficial y controlada de los combatientes activos de las fuerzas y grupos armados, lo que incluye una fase de reinserción en que se proporciona asistencia a corto plazo para los excombatientes”.
No obstante, la propia ETA rehusó utilizar esta terminología en el documento de debate interno que manejó para decidir su final, cuyos principales detalles fueron dados a conocer el pasado día 22 de febrero por el diario Gara.

En dicho texto, que firma la dirección de ETA, se habla de “final de ciclo” y se admite que éste “ya se ha producido en gran parte” desde la declaración del cese definitivo de la actividad terrorista en octubre de 2011, bajo la presidencia de Rodríguez Zapatero.

Comentarios