martes 17.09.2019

Casado insiste en tender la mano a Cs y Vox para crear una “casa común”

El líder popular reitera su apuesta por “aglutinar todo lo que esté a la derecha del PSOE” para ir a las urnas
Pablo Casado posa con sus simpatizantes tras el acto celebrado en Benidorm | manuel lorenzo (efe)
Pablo Casado posa con sus simpatizantes tras el acto celebrado en Benidorm | manuel lorenzo (efe)

El líder del PP, Pablo Casado, abrió ayer “las puertas” a Cs y Vox de lo que definió como la “casa común del centro y de la derecha”, apostando así por “aglutinar todo lo que esté a la derecha del PSOE” en caso de que haya nuevas elecciones debido a la “irresponsabilidad” de Pedro Sánchez.

En un acto celebrado en Benidorm con dirigentes del PP de la Comunidad Valenciana, Casado aseguró que si finalmente hay elecciones el 10 de noviembre no será por culpa del PP.

Y remarcó que el problema para España no es el PP, sino Sánchez, porque “no es un moderado” sino “un radical que se intenta disfrazar de moderado al mandato de lo que le diga el fotógrafo de campaña” y que además “no es capaz” de pactar, de cumplir sus acuerdos, de dialogar ni de “unir”.

De hecho, se refirió al “riesgo cierto” de nuevos comicios del que el sábado habló el presidente del Gobierno en funciones para remarcar que es Pedro Sánchez quien constituye un “riesgo cierto”, para la estabilidad territorial de España, para su economía, para garantizar la igualdad y también para la educación.

Letal para la prosperidad
Y aunque defendió que siempre que se lo pida, hablará con él, recordó que el secretario general socialista “nunca” quiso llegar un acuerdo con el PP, un partido del que dejó claro que no puede facilitar de ninguna manera su investidura porque “sería letal para nuestra prosperidad futura”.

Casado cree que los españoles piden a los partidos del centro-derecha que estén “unidos” y en caso de “un portazo” por parte de otras formaciones para ir en coalición, manifestó: “Tendremos que apelar a que los españoles unan en las urnas lo que los políticos de forma irresponsable no quieran unir en el logo de la papeleta”. 

En todo caso, mencionó expresamente a Ciudadanos para pedir a los miembros del Partido Popular que no se equivoquen “de adversarios” a fin de no cometer “el mismo error otra vez”.

Y afirmó que no entrarán “en ningún tipo de crítica ni provocación” porque tienen muy claro que sus adversarios son “la izquierda y el nacionalismo”; incluso anticipó que si hay elecciones la campaña por su parte será “limpia y responsable”. 

Pablo Casado recordó también que el sistema electoral español “censura la fractura y prima la unión”, como ocurrió en el Senado, donde el centro-derecha podría haber obtenido mejores resultados de haberse presentado conjuntamente.

“Pase lo que pase yo os digo que estaremos a la altura de las responsabilidades, que volveremos a abrir las puertas de nuestra casa, que siempre fue la casa común del centro y la derecha en España, una casa en la que cabe todo el mundo”, dijo cosechando aplausos de los asistentes, entre ellos el secretario general del PP Teodoro García Egea, y los dirigentes del PP valenciano.

Pablo Casado dedicó buena parte de los casi 40 minutos de su discurso a explicar cómo Sánchez supone un “riesgo” para cuestiones fundamentales como la política territorial, el empleo, la unidad nacional, y ratificó que es una “certeza” que cuando gobierna el PSOE todas estas cuestiones “han ido mal”.

Se detuvo especialmente en la educación, para criticar que se tolere que haya una “policía política” en los colegios de Cataluña que “espía a nuestros hijos” para saber en qué idioma hablan y reclamó “libertad educativa”.

Comentarios