viernes 03.07.2020

Las críticas rodean el inédito salto de Delgado a la Fiscalía General

La oposición interpreta el nombramiento como un intento 
de influir en el 
Poder Judicial
Dolores Delgado
Dolores Delgado

El Consejo de Ministros propondrá hoy que la hasta ayer ministra de Justicia, Dolores Delgado, sea la nueva fiscal general del Estado, un movimiento sin precedentes que despertó las críticas de la mayor parte de la carrera fiscal y de la oposición.

Pedro Sánchez dio ayer la sorpresa cuando se conoció el relevo de la hasta ahora fiscal general, María José Segarra.

Delgado, que tendrá que dejar el escaño como diputada del PSOE, vuelve así al Ministerio Fiscal, pero esta vez a su cúspide, en el que es un movimiento inédito que solo tuvo  un antecedente similar en democracia, cuando el Gobierno de Felipe González nombró fiscal general al que había sido ministro de Presidencia Javier Moscoso.

Al frente de la Fiscalía, Delgado deberá tomar decisiones que estarán bajo permanente escrutinio, sobre todo en la causa del procés, en un momento en el que algunos presos ya podrán pedir permisos penitenciarios y cuando las euroórdenes contra el expresidente catalán Carles Puigdemont y el exconseller Toni Comín están congeladas a la espera de que el Parlamento Europeo decida si levanta su inmunidad.

En el plano político, las reacciones no se hicieron esperar, y desde el Gobierno la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, quiso dejar claro que el Ejecutivo no pretende “en ningún momento” controlar la Fiscalía con la propuesta de Delgado.

No se lo cree el presidente del PP, Pablo Casado, que se refirió a Delgado como la “ministra número 23” del nuevo gabinete y anunció que acudirá a los tribunales para recurrir un nombramiento con el que considera que Sánchez perdió “definitivamente las formas y el pudor”, porque “ataca la separación de poderes y el Estado de derecho”.

En esa línea, el líder de Vox, Santiago Abascal, consideró que la propuesta es una “prueba más” del “golpe institucional” del presidente para que el PSOE “se apodere del Estado”, mientras que Ciudadanos ve una maniobra “para politizar la justicia”, dando satisfacción a ERC y a los populistas.

Entre las fuerzas independentistas predominó en las primeras horas la cautela ante la propuesta. “Lo importantes son los hechos”, señaló el presidente del Parlament, Roger Torrent, desde Estrasburgo, donde ha arropado a Puigdemont y Comín en su estreno como eurodiputados.

Para la conservadora y mayoritaria Asociación de Fiscales, que ve en el nombramiento “una declaración de intenciones” del poder político para “meter las zarpas en la Fiscalía”.

También la Asociación Profesional e Independiente de Fiscales y la mayoría de asociaciones judiciales recibieron con preocupación el anuncio.

Las buenas palabras solo han llegado de la mano de las asociaciones progresistas: Juezas y Jueces para la Democracia ha destacado su experiencia, y la Unión Progresista de Fiscales, a la que perteneció Delgado.

Comentarios