domingo 15.12.2019

La CUP frustra la investidura de Turull un día antes de comparecer ante el Supremo

El candidato de JxCat a la investidura, Jordi Turull, no logró ayer los 68 apoyos necesarios para alcanzar la mayoría absoluta y ser elegido president en primera votación

Jordi Turull reacciona después de conocerse el resultado de la votación del pleno de investidura | andreu dalmau (efe)
Jordi Turull reacciona después de conocerse el resultado de la votación del pleno de investidura | andreu dalmau (efe)

El candidato de JxCat a la investidura, Jordi Turull, no logró ayer los 68 apoyos necesarios para alcanzar la mayoría absoluta y ser elegido president en primera votación, debido a las cuatro abstenciones de la CUP y los votos en contra de Ciudadanos, PSC, los comunes y el PPC.
Después de más de cinco horas de debate de investidura, convocado de urgencia ayer por el presidente del Parlament, Roger Torrent, el pleno votó la candidatura de Turull, que solo contó con los 64 votos a favor de JxCat y ERC –Carles Puigdemont y Antoni Comín, en Bélgica, no pudieron votar–, los cuatro diputados de la CUP se abstuvieron y los 65 diputados de Ciudadanos, el PSC, Catalunya en Comú-Podem y el PPC han votado no.

Un pleno “en el aire”
JxCat pretendía investir ayer a Turull, antes de que hoy comparezca ante el Supremo, que podría dictar prisión preventiva, por lo que está en el aire la segunda votación, que debería celebrarse 48 horas después de la primera, es decir, el sábado, a las 10.00 horas, anunció el presidente del Parlament, Roger Torrent.

Para esta segunda votación bastaría la mayoría simple -más votos a favor que en contra- para investir a Turull, pero JxCat y ERC siguen necesitando al menos dos votos a favor de la CUP, que ayer enfrió cualquier posibilidad de acuerdo a corto plazo.

En caso de que en las próximas semanas se plantee el nombre de un nuevo candidato, si los cuatro diputados de la CUP mantienen su abstención porque el plan de gobierno no incorpora elementos de desobediencia para construir la república catalana, JxCat y ERC se verán abocados a esperar la renuncia a su escaño de Carles Puigdemont y Antoni Comín, ambos en Bélgica, para que entren otros dos diputados de sus candidaturas que sí puedan votar.

El plan C
En ese caso, bastarían los 66 votos de JxCat y ERC para investir, en segunda votación y por mayoría simple, a un nuevo candidato, sin que hiciesen falta los votos de la formación antisistema.

Si tampoco es posible culminar su plan C, que pasaba por investir a Turull, JxCat deberá buscar un nuevo candidato, esta vez ya libre de causas judiciales. Desde que comenzó el proceso se han puesto diversos nombres sobre la mesa, como los de Elsa Artadi, Eduard Pujol, Quim Torra y Marc Solsona.

La decisión de ayer de la CUP provocó que se active la cuenta atrás para pactar definitivamente una investidura antes de que el 22 de mayo termine el plazo de dos meses, ahora ya sí en marcha, y que la vuelta a las urnas sea convocada de forma automática nuevas elecciones, que podrían ser
el 15 de julio.

La conciencia tranquila
Turull dijo tener la “conciencia tranquila” después de no lograr los 68 apoyos necesarios para alcanzar la mayoría absoluta y ser elegido president en primera votación. “Tengo la conciencia tranquila. Muy bien, muy tranquilo”, dijo después de la votación.

Preguntado sobre si alberga esperanzas de ser investido en segunda vuelta, para la que es necesaria mayoría simple, se ha limitado a aludir a la vistilla que tendrá mañana en el Tribunal Supremo: “Ahora debemos ir a Madrid. Debemos irnos ya, que vamos en coche”.

Turull salió del Parlament a las 22.30 horas de ayer para viajar en coche a Madrid. El candidato pasó por los despachos antes de salir de la Cámara acompañado de sus hijas, de las
que se despidió con un fuerte abrazo, visiblemente afectado por la situación.

Comentarios