miércoles 19.02.2020

Los datos de Interior señalan que el tráfico de drogas en A Coruña se duplicó durante el año pasado

El número de actuaciones pasó de ser de solo 18 a 35, gracias sobre todo a la intensa presión policial

22 junio 2018 
A Coruña.- La mayor operación contra el tráfico de dorgas desarrollada en A Coruña en los últimos años concluyó con 23 detenidos, once kilos de estupefacientes, diez de hachís y uno de cocaína, decomisados y numersoas armas requisadas en las viviendas sociales de Orillamar
22 junio 2018 A Coruña.- La mayor operación contra el tráfico de dorgas desarrollada en A Coruña en los últimos años concluyó con 23 detenidos, once kilos de estupefacientes, diez de hachís y uno de cocaína, decomisados y numersoas armas requisadas en las viviendas sociales de Orillamar

La delincuencia en A Coruña se incrementó durante el año pasado un 4%, hasta superar la barrera de los 10.000 delitos. Pero este crecimiento fue desigual: mientras que algunos bajaron o se mantuvieron sin apenas cambios, como los hurtos, o los robos en domicilios, creció mucho el tráfico de drogas, que pasó de solo 18 hechos conocidos (aprehensiones) en 2017 a 35 el año pasado. Es la consecuencia  de la ola de operaciones contra el narcotráfico que ha lanzado la Policía Nacional y la Guardia Civil en A Coruña, muchas veces de forma conjunta.  

La más espectacular fue sin duda la de las viviendas sociales de Orillamar, de propiedad municipal, que se habían convertido en uno de los principales focos de narcotráfico en la ciudad. La Policía Nacional irrumpió allí el 22 de junio de madrugada con 150 efectivos, que incluyeron un helicóptero, unidades de antidisturbios, Policía Judicial y la unidad de subsuelo. El resultado: 30 personas detenidas (diez de ellas mujeres), siete kilos de hachís, dos kilos y medio de cocaína y otro de heroína y veinte registros domiciliarios  (cinco en otras viviendas esparcidos por Monte Alto). A los investigados se les atribuyen diversos delitos: tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal y, a algunos, tenencia ilícita de armas.

El 1% del total 
Pero hubo muchas más operaciones. Es muy posible que 2018 quede reflejado en los anales como el año en que más droga se incautó en A Coruña y sus proximidades en lo que va de siglo. Sobre todo hachís (más de 107 kilos), pero también cocaína (más de 30) y heroína (poco más de dos). Incluso se incautaron otras sustancias menos usuales, como éxtasis o incluso viagra. Un experto en la lucha contra el narcotráfico señaló que el aumento de las estadísticas refleja sin duda la presión policial: “No conocemos ni el 1%, hay muchísima droga. Pero no dejan de ser simples arañazos que no hacen pupa ¿Cuántos de los de Orillamar están en prisión? ¿Se sigue pasando droga allí? Sí”. 

A juicio de este experto, no solo se necesitan más medios para combatir el narcotráfico, sino también un código penal más duro, puesto que hoy en día es difícil conseguir una pena larga a menos que al sospechoso se le sorprenda en posesión de una cantidad de notoria importancia y gravemente perjudicial (heroína o cocaína), que pueden pagarse con quince años de prisión.  


Por otro lado, parte del éxito policial se explica gracias a la cooperación alcanzada a través del Centro de Inteligencias contra  Crimen Organizado (CICO) que permite coordinarse a los dos cuerpos, la Policía Nacional y la Guardia Civil, cuando saltan coincidencias de su investigación en la base de datos. “Seguro que habrá más operaciones este año, pero nunca se puede decir cuántas, porque influye el factor suerte”, añade.  

Más lesiones y riñas 
Por otro lado, según las estadísticas del Ministerio de Interior, el número de homicidios se mantiene estable (tres) pero se dispara el de delitos graves y menos graves  de lesiones y riñas tumultuarias que pasan de 58 a 85, así como de agresiones sexuales con penetración (de 2 a 5).y delitos contra la libertad sexual, que pasaron de 51 en 2017 a 56 en el último año. 


En el lado positivo, descendieron los robos con violencia e intimidación un 19%, pasando de 211 a 169, y las sustracciones de vehículos, que se redujeron a la mitad, pasando de 111 a 154. Los robos en domicilios fueron 3.555, así que apenas bajaron un -1%.

Comentarios