lunes 06.04.2020

El desfile de las Fuerzas Armadas homenajea a las víctimas del Yak-42

Los reyes fueron recibidos con aplausos y vítores ayer en Guadalajara a su llegada al desfile del Día de las Fuerzas Armadas, el primero que se celebra fuera de Madrid desde 2012 y que recuperó vistosidad tras años de recortes.

El desfile agrupó a 2.500 militares de los tres ejércitos en un Día de las Fuerzas Armadas en el que por primera vez no estuvo la tradicional cabra de la Legión, que fue sustituida en la parada por un perro  | pepe zamora (efe)
El desfile agrupó a 2.500 militares de los tres ejércitos en un Día de las Fuerzas Armadas en el que por primera vez no estuvo la tradicional cabra de la Legión, que fue sustituida en la parada por un perro | pepe zamora (efe)

Los reyes fueron recibidos con aplausos y vítores ayer en Guadalajara a su llegada al desfile del Día de las Fuerzas Armadas, el primero que se celebra fuera de Madrid desde 2012 y que recuperó vistosidad tras años de recortes. Como novedad, familiares de seis militares fallecidos en actos de servicio, entre ellos dos del Yak-42, participaron junto al monarca en el homenaje a los caídos.

Felipe VI y doña Letizia, que llegaron con un cuarto de hora de retraso, fueron recibidos por la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, el presidente de Castilla-La Mancha, Emilio Page, y el jefe de Estado Mayor de la Defensa, el general del Ejército Fernando Alejandre. 

El rey aprovechó el acto para alabar la labor diaria de los militares por la seguridad y la libertad de los españoles en una parada militar en la que participaron 2.500 integrantes del Ejército.

Al inicio de los actos, a los que asistió numeroso público pese al sofocante calor, los reyes recibieron los honores de ordenanza y pasaron revista a un batallón de honores de la Guardia Real. A continuación, miembros de la Brigada Paracaidista tomaron tierra portando una bandera de España que se ha izado portada por personal militar de los tres Ejércitos y la Guardia Civil.

Uno de los momentos más emocionantes tuvo lugar cuando el rey depositó una corona en homenaje a los que dieron su vida por España. Como novedad, estuvieron presentes en el acto familiares de seis militares fallecidos en acto de servicio, entre ellos de dos de los que murieron en el accidente del Yak-42 hace catorce años. Tras el homenaje, la Patrulla Águila de vuelo acrobático efectuó una pasada pintando el cielo con los colores de la enseña nacional que dio paso al desfile terrestre, con unidades motorizadas y agrupaciones a pie. 

La legión, sin cabra y con perro

El desfile lo cerró un Batallón Mixto del Ejército de Tierra formado por dos compañías de la Legión con sede en Viator (Almería) y una de Regulares de Ceuta. En esta ocasión, la Legión no estuvo acompañada en el desfile por su tradicional carnero como mascota, sino que un perro ocupó su lugar al frente de la compañía. l

Comentarios