sábado 5/12/20

El diputado del PSC José Zaragoza dimite tras romper la disciplina de voto

El diputado del PSC José Zaragoza dimitió ayer como secretario general adjunto del grupo socialista en el Congreso tras romper la disciplina de voto el martes en el debate sobre el derecho a decidir, junto con sus otros 13 compañeros catalanes, que han sido sancionados con una multa de 600 euros.

josé zaragoza, en un momento del pleno celebrado el martes	efe
josé zaragoza, en un momento del pleno celebrado el martes efe

El diputado del PSC José Zaragoza dimitió ayer como secretario general adjunto del grupo socialista en el Congreso tras romper la disciplina de voto el martes en el debate sobre el derecho a decidir, junto con sus otros 13 compañeros catalanes, que han sido sancionados con una multa de 600 euros.

La dirección del grupo socialista decidió sancionar ayer con esa cantidad –la máxima posible– a la diputada del PSC Carme Chacón y a sus otros 13 compañeros catalanes por romper la disciplina de voto en el debate sobre el derecho a decidir.

Fuentes socialistas informaron de que el hasta ahora secretario general adjunto del grupo, el catalán José Zaragoza, presentó su dimisión del cargo tras acordarla con el primer secretario del PSE, Pere Navarro. El presidente del grupo y líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba la aceptó.

Zaragoza, de acuerdo con las fuentes, renunció a ese cargo por “coherencia” con su voto del martes, al romper la disciplina de voto que se acuerda en la dirección del grupo de la que hasta ahora él mismo formaba parte.

Los 600 euros son la mayor multa con la que los socialistas sancionan los casos de indisciplina y, según las mismas fuentes, ha sido decidida al tratarse de una votación “de singular importancia”. Chacón optó por no participar en la votación, mientras que los otros 13 diputados del PSC respaldaron las propuestas de CiU e ICV sobre una consulta soberanista en Cataluña dentro de la legalidad.

En la mañana de ayer, fuentes del núcleo cercano a Rubalcaba trasladaron su reflexión sobre la inconveniencia de que Zaragoza siguiera formando parte de la dirección del grupo parlamentario, y expresaron su confianza en que abandonara por coherencia. Además de Chacón y Zaragoza, entre los trece diputados que rompieron la disciplina de voto se encuentran Francesc Vallés (coordinador del grupo catalán en el Congreso); Teresa Cunillera (vicepresidenta primera de la Cámara Baja), Joan Rangel, ex delegado del Gobierno en Cataluña, o Albert Soler, ex secretario de Estado de Deportes.

También Meritxell Batet, Juan Carlos Corcuera, Esperança Esteve, Isabel López Chamosa, Germán Rodríguez, Joan Ruiz, Román Ruiz y Alex Saez.

Ahora se abre un período de alegaciones por si los sancionados quieren recurrir y presentar sus argumentos de defensa, aunque algunos diputados del PSC han asegurado que aceptan la multa, conscientes de que han roto la disciplina de grupo, pero convencidos de haber hecho lo que tenían que hacer.

Esta ha sido la primera vez en la historia en la que los diputados del PSC rompen en bloque la disciplina de voto, algo que no ocurrió ni siquiera cuando formaban grupos distintos, hace 35 años, ya que entonces también votaban lo mismo.

barones

Al margen de la sanción, la mayoría de los líderes autonómicos del PSOE han señalado hoy como un “error” que ayer los diputados del PSC rompiesen por primera vez en el Congreso la disciplina de voto para reclamar el derecho a decidir, pero han abogado por tender puentes y desdramatizar el desencuentro entre las dos formaciones.

De entre todos los barones socialistas, el secretario general de la federación en Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha sido el que más claramente ha dicho que la situación tiene una “difícil” y “complicada salida” y ha abogado por dejar sin efecto los acuerdos entre ambos si no existen puntos de entendimiento.

En una línea similar se han pronunciado el secretario general en La Rioja, César Luena, quien sostiene que el PSC debe “reflexionar y rectificar” ya que ha caído en la “trampa” que el PSOE “no acepta”.

Los socialistas gallegos, por su parte, creen que el PSC comete un error al sumarse a los planes del nacionalismo catalán, entienden que la Constitución es la línea roja que no debe cruzarse y apuestan por “tender puentes” entre ambos.

Comentarios