Feijóo se ofrece como garante de estabilidad frente a la política “ilusoria”

Feijóo explica su postura sobre economía en la reunión del Cercle Economía de Barcelona | andreu dalmau (efe)

El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, se ofreció ayer como la alternativa que garantiza estabilidad política y económica a España frente a la “política ilusoria” del Gobierno de Pedro Sánchez y las disensiones internas en el Ejecutivo.



Feijóo lanzó ese mensaje en las jornadas anuales del Cercle d’Economia que se celebran en Barcelona ante decenas de empresarios que han escuchado sus recetas políticas y económicas y su apuesta por superar el conflicto entre Cataluña y el resto de España.


El presidente del PP ligó política y economía y lamentó que haya gobiernos como el de Sánchez que consideren las cuestiones económicas como “un engorro, un truco de los poderes ocultos para impedir la realización de sus aventuras”.


Con ironía, consideró que intentan “recrear el paraíso terrenal que describen las Sagradas Escrituras donde la abundancia no conoce límites y cualquier deseo puede ser realizado”.


Frente a ello, hizo hincapié en que los recursos son limitados y la economía y la política han de ir de la mano y son las dos caras de un deseo compartido por todos: la estabilidad.


El conflicto y la trinchera

Recalcó en ese contexto que no es compatible la estabilidad económica con la inestabilidad política ni viceversa y que, “lamentablemente y cada vez con mayor virulencia”, España está sufriendo actualmente las dos.


En el ámbito político advirtió de que España lleva ya demasiados años viviendo en “el conflicto y la trinchera” y de que las tensiones partidistas están dentro del Gobierno.


Cree que el Ejecutivo rechaza los consensos básicos y eso alimenta la inestabilidad política y económica. “La política ilusoria que nos gobierna empieza negando las dificultades y la realidad económica de España y no tiene nada que ver con la irrealidad con la que el Gobierno quiere que veamos las cosas”, alertó.


Feijóo también aseguró ayer que tratará de “volver a atraer” a cerca de un 17% de los votantes de Vox para que apoyen al PP y se articule como una alternativa para gobernar en España.


“Cuanto más dividido esté el centro derecha, habrá más gobierno como el actual. Cuanto más se una, más posibilidades tenemos de cambiar el gobierno”, avisó el líder popular.


El político gallego aseguró que su objetivo “no es hacer oposición, porque sobra gente que hace oposición”, sino que es presentar una alternativa, y dijo que tanto él como Vox siempre están hablando del PP: él, para defenderlo, y Vox, para criticarlo.


El jefe de la oposición remarcó que PP y Vox mantienen tres diferencias: el PP es un partido europeísta, autonomista y de gestores, según él, mientras que el partido de ultraderecha “no lo tiene claro en sus políticas europeas, no cree en el título octavo de la Constitución, y no ha gestionado nunca nada”.


Feijóo sostuvo que lo ocurrido los últimos días –con el caso Pegasus y el rechazo de ERC al decreto anticrisis del Gobierno– es la “antipolítica” y resaltó la necesidad de ganar estabilidad política, sin la que cree que no puede haber estabilidad económica.


“Vengo a reclamar, a defender y a ofrecer estabilidad. Ese deseo de estabilidad es cada vez más clave en la mayoría de españoles. Es mi proyecto político para esa mayoría”, proclamó. 


El político gallego se despide de su comunidad también en las redes sociales

El líder del PP y todavía presidente de la Xunta, en funciones hasta el 14 de mayo, Alberto Núñez Feijóo continúa dando pasos alejando su camino de Galicia, a la que estuvo unido políticamente de forma ininterrumpida desde 2003, cuando Manuel Fraga lo nombró conselleiro de Obras Públicas y Vivienda procedente de la empresa pública Correos.


En las últimas horas, el aún responsable del PPdeG abandonó su identificación en las redes sociales @FeijooGalicia para pasar a ser @NunezFeijoo en Twitter y @anunezfeijoo en Instagram.


Tras ascender a vicepresidente primero en 2004 en el último gobierno de Fraga y pasar por la oposición entre 2005 y 2009, el político gallego ha sido presidente autonómico de forma consecutiva durante los últimos trece años.


En ese tiempo las redes sociales fueron alimentando buena parte del discurso político, una herramienta más para los equipos de comunicación de los partidos, pero que Núñez Feijóo suele descalificar para reivindicarse como un dirigente fiable y su política como sustancial frente “a los del tuit”, en alusión a una de las redes más usadas. 

Feijóo se ofrece como garante de estabilidad frente a la política “ilusoria”

Te puede interesar