jueves 04.06.2020

Inés Arrimadas gana las primarias y es elegida líder de Cs con el apoyo de más del 75% de las bases

Con este resultado se da continuidad al proyecto oficialista de Albert Rivera, con algunos cambios en la formación
Inés Arrimadas recibió casi 10.000 votos, frente a los 2.750 de Francisco Igea | Ep
Inés Arrimadas recibió casi 10.000 votos, frente a los 2.750 de Francisco Igea | Ep

La candidata oficialista Inés Arrimadas fue elegida ayer como nueva presidenta de Ciudadanos (Cs) con el 76,91% de votos de las bases, en unas primarias en las que el aspirante crítico y vicepresidente de Castilla y León, Francisco Igea, ofreció resistencia al lograr el 22,32% de los sufragios.

El tercer candidato en las primeras primarias reñidas que se celebran en Cs, un militante valenciano desconocido, Ximo Aparici, solo logró un 0,74% de la representación de la militancia.

La participación en este proceso, en el que podían votar 20.713 afiliados, fue de un 59,5% (12.328 votos), lo que supuso un incremento de más de 25 puntos con respecto del anterior proceso de 2017, en el que Albert Rivera fue elegido. En cuestión de votos, Arrimadas acaparó un total de 9.481 frente a los 2.752 que sumó Igea y los 94 que recibió la lista de Aparici.

En las primarias de 2017, Rivera obtuvo 5.999 sufragios (el 87,27%) mientras que sus contrincantes apenas rebasaron el 6% del apoyo: el militante de Las Rozas (Madrid) Juan Carlos Bermejo, que esta vez se sumó a la candidatura de Igea, obtuvo 423 votos (el 6,15%) y el sevillano Diego de los Santos 452 (6,58%).

La nueva líder del partido naranja agradeció a través de su cuenta de Twitter el apoyo recibido. “Seré la presidenta de todos los militantes y trabajaremos sin descanso para que juntos devolvamos esa misma ilusión a millones de españoles”, escribió.

Votaciones
La votación se desarrolló durante todo el fin de semana, el sábado mediante voto telemático, y ayer de manera presencial en las ocho ciudades en las que se instalaron urnas, una de las demandas de los críticos, pero que, sin embargo, solo solicitaron el 3,8% de los militantes.

Con la victoria de Arrimadas se da en principio continuidad al proyecto de Rivera con algunos cambios en la estrategia, aunque por ahora siguen dando prioridad a los pactos con el PP, como se evidenció en las tres comunidades autónomas que celebran elecciones este año (de momento solo fructificó en el País Vasco, ya que los populares gallegos les dieron un portazo).

También hay cambios en el modelo de partido, que se distancia del hiperliderazgo de Rivera al diseñar un proyecto más transversal y con un mayor peso de la militancia, pero con una dirección fuerte para todos los territorios.

Posicionamientos
Su propuesta está lejos de la que abandera Igea, que defiende más democracia interna y la descentralización de Cs y que sean las bases las que elijan a sus portavoces autonómicos y provinciales.

En estrategia, el vicepresidente de Castilla y León fue muy combativo con la política de alianzas de la anterior dirección, marcada por el veto a Pedro Sánchez y el escoramiento a la derecha, que es, para este sector crítico que encabeza, uno de los motivos que llevó al partido al desastre electoral del 10 de noviembre.

Comentarios