martes 27/10/20

Junqueras pide salir de la cárcel porque es un hombre de paz que busca el diálogo

El exvicepresidente de la Generalitat de Cataluña y líder de ERC, Oriol Junqueras, manifestó ayer ante los magistrados del Tribunal Supremo que deben revisar su prisión preventiva que es un “hombre de paz”

 

Furgón policial que trasladó a Junqueras desde la cárcel de Estremera hasta los juzgados | chema moya (efe)
Furgón policial que trasladó a Junqueras desde la cárcel de Estremera hasta los juzgados | chema moya (efe)

El exvicepresidente de la Generalitat de Cataluña y líder de ERC, Oriol Junqueras, manifestó ayer ante los magistrados del Tribunal Supremo que deben revisar su prisión preventiva que es un “hombre de paz” con convicciones religiosas y que busca el “diálogo bilateral” en el conflicto político existente en Cataluña.
“Quiero rogarles que me pongan en libertad. Los valores de civismo y paz intentaré que sean predominantes allí donde tenga influencia”, dijo y precisó que no defiende cauces violentos y que, por tanto, no existen motivos para mantener la medida de prisión provisional que pesa sobre él desde el 2 de noviembre por rebelión, sedición y malversación de caudales públicos.
El líder de ERC aprovechó su intervención de apenas unos minutos al final de la vista para recalcar que él no ha hecho nunca ninguna declaración insultante u ofensiva y pidió que le dejen en libertad para poder ejercer el cargo de diputado tras su elección en las elecciones catalanas del 21 de diciembre, según informaron fuentes presentes en la sesión. Junqueras también pidió el fin de su encarcelamiento para poder actuar en representación del millón de votos recibidos por su candidatura en las pasadas elecciones del 21-D.
La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, integrada por los magistrados Miguel Colmenero, Francisco Monterde y Alberto Jorge, comenzó a deliberar tras el fin de la vista y poco antes de las 14.30 interrumpió la reunión postergándola para hoy.

Sin acciones violentas
En declaraciones a los medios de comunicación, su letrado Andreu Van Den Eynde explicó que durante la vista se centraron en el “objeto real” del recurso que es la petición de libertad de su defendido y que su exposición giró en torno a tres puntos claves: que no existe “ningún riesgo” de reiteración delictiva, que los hechos no son constitutivos de un delito de rebelión y que el número dos de Carles Puigdemont en el gobierno depuesto no participó en ninguna acción violenta.
La defensa del líder independentista pidió al tribunal que no se centre en el debate de fondo porque ese no es el asunto del recurso y planteó que se efectúe el traslado de la madrileña prisión de Estremera a otra más cercana a Cataluña en caso de que no se acuerde su libertad. La competencia para autorizar el movimiento de este preso preventivo corresponde al magistrado instructor del caso, Pablo Llarena, por lo que la defensa de Junqueras tendría que dirigirise y así lo hará al juez para pedir su acercamiento.
“Lo vamos a pedir todas las veces que haga falta”, aseveró el letrado en referencia también a futuras salidas para participar en la sesión constitutiva del parlamento catalán el próximo 17 de enero o en el debate de investidura del nuevo presidente a comienzos de febrero. El letrado también se refirió a que las malas condiciones telefónicas en la cárcel dificultan la comunicación con su cliente.

Oposición de la Fiscalía
Sin embargo, l fiscal se opuso a la puesta en libertad de Oriol Junqueras al valorar que existe riesgo de reiteración delictiva y que los indicios de delitos como rebelión por parte del exvicepresidente son sólidos.
El fiscal respondió a la petición de Junqueras de que le dejen en libertad para ejercer la representación política para la que fue votado que ese derecho no se ha visto afectado hasta ahora por la prisión dado que, de hecho, fue elegido en las elecciones catalanas del pasado 21 de diciembre.
A juicio del fiscal la Justicia no debe verse afectada por el hecho de que Junqueras quiera ser president de la Generalitat. “No es moneda de cambio”, dijo Javier Zaragoza, el fiscal.
Una nota de la Fiscalía informó del mismo modo de la posición del Ministerio Público: “Los hechos investigados, con carácter indiciario, pueden ser constitutivos de un delito de rebelión porque se han producido comportamientos violentos, en particular los días 20 de septiembre y 1 de octubre”.
“Asimismo, pueden ser considerados de forma alternativa como delitos de sedición y de malversación de caudales, infracciones muy graves en atención a las penas previstas para ellos en el Código Penal”, añadieron.

Comentarios