viernes 7/8/20

La manifestación constitucionalista pide que se diga “basta” al procés

Los Mossos separan en Barcelona a un grupo soberanista y a personas con banderas de España

La manifestación constitucionalista pide que se diga “basta” al procés

La manifestación constitucionalista que recorrió ayer las calles de Barcelona llamó a “decir basta al proceso independentista y poner fin a la política de exclusión” en Cataluña, en un manifiesto de Sociedad Civil Catalana (SCC), que convocaron la marcha bajo el lema “Por la concordia, por Cataluña: ¡Basta!”.

En los discursos al final de la manifestación, el presidente de SCC, Fernando Sánchez Costa, ha pedido la dimisión del presidente de la Generalitat, Quim Torra, y convocar elecciones autonómicas: “Basta. Basta de violencia. Basta de confrontación, basta de odio, basta de decadencia. Basta de procés”, y pidió volver a empezar y reconstruir Cataluña.

“Presidente, si no sabe o no quiere gobernar para todos los catalanes, si no sabe salir del lío en el que nos ha metido, si prefiere hacer de activista que hacer de representante institucional, le decimos: Presidente, ponga las urnas”, y exigió diálogo en el marco de la ley.

Convivencia y neutralidad

Pidió convivencia, así como una reforma de la ley electoral, la neutralidad de los espacios públicos, institucionales y administrativos, la normalización lingüística del castellano, la despolitización de los Mossos y una auditoría del proceso independentista, con un objetivo: “Para saber cuánto dinero de nuestros bolsillos ha ido a un proyecto de ruptura ilegal”.

Se dirigió a los líderes independentistas para decirles que no han conseguido sus objetivos: “Lo único que habéis conseguido es despertar una oleada cívica como nunca se había visto en defensa de Cataluña fuerte, justa y pujante dentro de una España unida en su diversidad”.

El manifiesto, que leyeron personas anónimas en catalán, castellano, inglés y francés, acusa al independentismo catalán de “derrochar enormes recursos en la idea de dividir” y propagar el discurso de la confrontación, y ha apuntado que el resultado del proceso independentista ha sido demoledor para la sociedad catalana, incluidos los soberanistas.

Considera que Cataluña está “más empobrecida y pesimista sobre su futuro. También una Cataluña donde emerge la violencia, no ya simbólica, sino dolorosamente real”.

El vicepresidente de SSC, Álex Ramos, reivindicó su entidad como espacio de centralidad política, agradeció a los políticos que hayan aceptado mantenerse en segunda fila y lamentó que muchos “no han podido llegar porque se lo han impedido”.

Además, alrededor de las 14.00 horas, durante la lectura del manifiesto, desde un balcón cercano al escenario arrojaron agua a algunos de los manifestantes que estaban en Gran Vía con Paseo de Gracia, a lo que ellos respondieron con gritos de “Cobarde, cobarde”.

Cordón policial

Por otra parte, los Mossos tuvieron que hacer en la plaza Sant Jaume de Barcelona un cordón de separación entre un grupo de unas 200 personas convocadas por la plataforma “Pícnic per la República”, que fueron andando de la estación de Sants hasta allí, y una treintena de personas con banderas españolas.

Los independentistas increparon con gritos como “Fuera las fuerzas de ocupación”, “Cataluña antifascista” y “Libertad presos políticos” al otro grupo, que respondió con consignas como “A prisión, Puigdemont” o “Barcelona no se quema”.

Los independentistas optaron por sentarse frente a la Generalitat, mientras que los otros manifestantes se situaron frente al Ayuntamiento, algunos de ellos estirados en el suelo.

Comentarios