jueves 04.06.2020

Patrimonio pide a la Marea un proyecto de control arqueológico para autorizar las obras en la calle de Damas

La Xunta dio el visto bueno al proyecto municipal para la reforma pero lo condicionó a crear ese plan adicional

el ideal gallego-2019-03-06-007-4f01dc2f
el ideal gallego-2019-03-06-007-4f01dc2f

La comisión de la Dirección Xeral de Patrimonio, integrada en la Xunta, aprobó hace dos semanas el proyecto redactado por el Ayuntamiento para acometer la rehabilitación de la calle de Damas planteada después de que la peatonalización de la Ciudad Vieja dejase a la vista su deterioro. Sin embargo, ese permiso quedó condicionado a distintas cuestiones de protección arquitectónica del entorno, entre ellas la petición de que se redacte otro plan paralelo al de obra que recoja cómo se establecerá el control arqueológico en el entorno.


Los comerciantes del casco histórico solicitaron públicamente que los trabajos que se están planificando para varias calles del entorno no comiencen hasta después del verano pero, aunque no hubiese sido así, la rehabilitación de la calle de Damas no podría comenzar de manera inmediata. 

Si bien es cierto que el Gobierno municipal cuenta con la aprobación de la autoridad competente para el plan de obra, también se ha requerido la redacción de otro proyecto sobre cómo se ejercerá la protección de los restos arqueológicos y mientras que este último no cuente con el visto bueno de Patrimonio no se podrá seguir adelante con la actuación más cara de las que anunció el concejal de Regeneración Urbana y Derecho a la Vivienda, Xiao Varela, para el barrio. 

Ventanas para un análisis
La modificación de la vía, que se preveía sacar a licitación por 1.580.000 euros, también requerirá que una vez que los obreros estén en sobre el terreno se abran zanjas hasta el subsuelo desde las que se puedan registrar e interpretar los vestigios del pasado de la ciudad que se pudieran encontrar en aquellas zonas de la calle en las que no se actuó con anterioridad. 

Además, entre los condicionantes que se impusieron, se advierte de que en el caso de que aparezcan estructuras de valor el permiso para la reforma podría verse revocado o requerir algunas modificaciones vinculadas a la conservación, protección o exposición de los elementos que tengan interés.

Primero sobre los restos
La reurbanización de la calle de Nuestra Señora del Rosario –y las conexiones con otras calles– podría acelerarse algo más ya que el impulso definitivo se dio con el permiso correspondiente el pasado mes de enero. 

Sin embargo, también hubo una larga lista de condicionantes para asegurar que el plan de acción de Marea Atlántica no afecte a los restos de elementos del pasado histórico de A Coruña como pueden ser las antiguas murallas defensivas.

Entre las cautelas que se plantearon está realizar las primeras fases de la obra en puntos de la infraestructura que ya fueron analizados a través de un georradar y que dieron resultados positivos sobre la existencia de restos de interés. En ese caso, el proyecto arqueológico tendrían que dejar claros cuáles son los espacios y abrir ventanas que permitan ver todo lo que guarda una de las calles que más ha padecido –y sigue padeciendo– el tráfico rodado de la Ciudad Vieja. 

En este caso, el Consistorio tiene sobre la mesa una advertencia de que los operarios de la empresa adjudicataria se podrían topar con partes del antiguo sistema defensivo de la ciudad, es decir, de la muralla, y es posible que interesase darle visibilidad con alguna estrategia de diseño. Por ello, es posible que también haya que variar en algo el plan de actuación y que se necesite el mismo material que en otras zonas de la estructura que se encontraron en el pasado.

La idea municipal para el Rosario también era rehacer la plazoleta de la parte alta cambiando algunos elementos del mobiliario urbano y elementos verdes y también cambiar el espacio de la Puerta de Aires. El presupuesto para que salga a concurso es, según dijo Varela en octubre del año pasado, de 806.000 euros pero la cuantía podría oscilar debido a que también se advirtió de que no estará permitido plantar árboles o arbustos en puntos en los que haya elementos arqueológicos porque las raíces serían dañinas en un futuro.

Comentarios