jueves 22/10/20

Peligra el derribo del viaducto de la ronda de Nelle por la falta de acuerdo para los presupuestos

El Ayuntamiento asegura que el proyecto estará listo en las próximas semanas pero quizá no se podrá licitar

Varela, durante la presentación de proyecto para las áreas de juegos
Varela, durante la presentación de proyecto para las áreas de juegos

La demolición del viaducto de la ronda de Nelle corre el peligro de no convertirse en una realidad, en contra de lo que había anunciado el Ayuntamiento. El proyecto está muy avanzado y estará finalizado en las próximas semanas, según el compromiso adquirido con los vecinos, como recalcó el concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela. Sin embargo, la demolición está contemplada en los presupuestos de este año, que no han sido aprobados por falta de apoyo en el pleno municipal. “Esa pregunta (la de cuándo se llevará a cabo la obra) habería que facérsea ao restos dos representantes dos partidos políticos da corporación”, sentenció Varela.

El edil asegura que si tuvieran los presupuestos aprobados, habrían licitado la obra este año, cumpliendo con lo previsto. Pero la falta de mayoría en el hemiciclo municipal y la negativa del PSOE a apoyar las cuentas, hace que esto sea imposible. Los presupuestos del año pasado se prorrogan, pero no se pueden introducir en el modificado nuevas inversiones. Varela dejó abierta la posibilidad de conseguir el dinero necesario por remanentes del año anterior, una vez que se cierre la contabilidad. Así que a finales de febrero o principios de marzo, el Ayuntamiento estará en condiciones de saber cuántas de las obras proyectadas para 2019 puede licitar este año. El edil recordó que todas son “necesarias, importantes e demandadas” pero tendrán que adaptar los recursos a las cuantías de las obras.

Desde hace 40 años
El viaducto existe desde hace 40 años y, casi desde el principio, se convirtió en una infraestructura polémica, sobre todo para los residentes afectados por el ruido de los coches pasando a gran velocidad a la altura de sus ventanas. Hace más de diez años, el bipartito socialista se planteó derribarlo, pero la obra no se llevó a cabo. El cruce de la ronda de Nelle con la avenida de Finisterre, que salva el viaducto, recibe mucho tráfico, por lo que hasta ahora la demolición de la estructura no era posible. Pero la Tercera Ronda ha absorbido gran parte del tráfico que se dirige o sale de Riazor; la apertura de la nueva infraestructura permitió la reducción de un 30% del tráfico en dicho punto.


El proyecto también incluye suprimir uno de los giros a la izquierda, que no afecta “moito” porque supone el 2%. El futuro cruce será a nivel porque el plan del Ayuntamiento es también humanizar la ronda de Nelle, de tal manera que se transforme en un bulevar que podría fomentar el nacimiento de nuevos negocios tanto comerciales como hosteleros. Ahora, todo queda en el aire, y puede que no llegue a concretarse, precisamente como el Gobierno local temía que ocurriera.

Comentarios