Puigdemont acusa al juez Llarena de “usurpar la función de la democracia”

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont acusó ayer al juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena de “usurpar la función que en democracia tiene el Parlament” por impedir que el candidato a president de JxCat, Jordi Sánchez, encarcelado en Estremera, pueda ser investido mañana.

Puigdemont acusa al juez Llarena de “usurpar la función de la democracia”
El expresidente de la Generalitat de Cataluña y líder de Junts per Catalunya (JxCat), Carles Puigdemont | efe
El expresidente de la Generalitat de Cataluña y líder de Junts per Catalunya (JxCat), Carles Puigdemont | efe

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont acusó ayer al juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena de “usurpar la función que en democracia tiene el Parlament” por impedir que el candidato a president de JxCat, Jordi Sánchez, encarcelado en Estremera, pueda ser investido mañana.
Puigdemont intervino telemáticamente en la reunión de trabajo que los candidatos y diputados del PDeCAT celebraron en Vilafranca del Penedés (Barcelona), después de que el juez Llarena denegara el viernes tanto la libertad solicitada por Sánchez como el permiso para poder asistir al pleno de mañana, que finalmente fue suspendido. “¿De qué han servido las elecciones si el juez ha decidido? ¿Por qué un único juez, que no ha votado nadie, puede determinar si un diputado, que tiene todos sus derechos, puede ser o no presidente?”, se preguntó el expresidente catalán.

“Un juez –prosiguió Puigdemont– que usurpa la función que en democracia tiene el Parlament”, para preguntar de nuevo: “¿Es más importante un juez que más de dos millones de catalanes”. Interpeló también a las autoridades europeas al interrogarse “¿cuánto durará esto en Europa?” y, además, reclamó “una respuesta política”.
Tras conocerse la decisión del juez, el presidente del Parlament, Roger Torrent, anunció a última hora del viernes su decisión de aplazar el pleno de investidura, a la espera de que se resuelvan las medidas cautelares que Jordi Sánchez pedirá mañana ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo.
Por otro lado, Puigdemont pidió “unidad” y “generosidad” al independentismo para no volver “al autonomismo trasnochado”. “Es el momento de insistir y de recordar que Cataluña vive un momento histórico, que no queremos volver al autonomismo trasnochado. Esto nos sitúa en un escenario de enorme trascendencia y no se puede superar sin unidad y generosidad. Lo hemos de exigir y reclamar a los otros”, sentenció. Puigdemont subrayó que han iniciado “una larga marcha cívica, pacífica y paciente hacia la libertad nacional” que, aunque pedirá “ritmos diferentes”, “solo se puede hacer adelante, sin retroceder”.

Junts per Cataluña (JxCAT) nació “con la idea de unidad”, dijo su líder, y no puede perder de vista “la conexión entre política, instituciones y ciudadanía”, por lo que abogó por articular este movimiento “apelando a la unidad” que cree que le piden “la gente y el momento histórico”.
JxCAT es “una herramienta nueva” en la que hay muchas esperanzas depositadas porque no es tan solo “un grupo parlamentario o una candidatura electoral para un momento determinado”, reflexionó Puigdemont en un discurso en el que desapareció el PDeCAT. En su opinión, han comenzado a construir un “movimiento político transversal, socialmente diverso, que se debe basar en el servicio al ciudadano para hacer posible una república comprometida con los mejores valores de la humanidad”.