jueves 3/12/20

Rajoy da un no tajante a Mas para dialogar sobre un referéndum

El jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, dio ayer un ‘no’ tajante a dialogar con Artur Mas si lo que desea es un referéndum de autodeterminación en Cataluña y le enseñó el único camino posible a esa aspiración y al que ya avanzó que se opondría: reformar la Constitución.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se dirige a valorar en La Moncloa el 9-N catalán	Paco Campos
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se dirige a valorar en La Moncloa el 9-N catalán Paco Campos

El jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, dio ayer un ‘no’ tajante a dialogar con Artur Mas si lo que desea es un referéndum de autodeterminación en Cataluña y le enseñó el único camino posible a esa aspiración y al que ya avanzó que se opondría: reformar la Constitución.

Rajoy compareció ayer en La Moncloa para exponer su opinión ante lo sucedido el 9-N y la actitud del presidente de la Generalitat, y garantizó que no dio instrucción alguna a la Fiscalía para que actúe contra Mas.

Después de que Mas le enviara el pasado martes una carta (que fue recibida por la tarde en Moncloa) en la que le pedía un dialogo para convocar lo que denominó “una consulta definitiva”, Rajoy explicó que nunca se negó a hablar con nadie.

Pero puntualizó que todo diálogo en el que participe ha de enmarcarse en los límites de la Constitución y las obligaciones de su cargo.

Por ello, recalcó que “nadie debe llamarse a engaño” y que, como lo que pretende Mas es imponerle un referéndum, ha avisado que “eso no puede ser”.

Además, trasladó al presidente de la Generalitat que si lo que desea es modificar la Constitución para incluir en ella el derecho de autodeterminación y “liquidar la soberanía nacional”, tiene todo el derecho a ello y debería haber comenzado por ahí porque el Parlamento de Cataluña está facultado para iniciar ese proceso.

“Es el único camino legal y responsable de llevar adelante sus propios planteamientos”, explicó Rajoy, quien precisó que no parece que Mas cuente con apoyos para recorrerlo.

Pero en caso de que planteara esa reforma, avanzó ya su posición: “Me opondré a cualquier reforma que liquide la soberanía nacional, y mi partido también. No estoy dispuesto a atender ningún desafío que se plantee desde la ilegalidad”.

Rajoy incidió en que no se trata de poner condiciones al diálogo, sino de recordar que “nunca se puede condicionar el diálogo a lo imposible” ni fijar de antemano el resultado del mismo.

reforma

El presidente insistió en que si algún partido, como avanzó el PSOE, quiere una reforma de la Constitución, debería hacer una propuesta. Él está dispuesto a escucharla.

Rajoy defendió la posición “sensata y equilibrada” del Gobierno ante este asunto porque “ha hecho lo que tenía que hacer”, y actuó “con proporcionalidad” aunque a algunos de los organizadores del 9-N dijo que les habría gustado “otro tipo de fotografías”.

Respecto a la posible actuación de la Fiscalía, garantizó que desconoce absolutamente lo que va a hacer y que solo sabe lo que han publicado los medios de comunicación.

“El fiscal actúa con autonomía y yo no soy nadie para decirle lo que tiene que hacer”, añadió.

Rajoy quiso dejar claro que lo del domingo no fue una consulta, sino un “simulacro electoral” controlado por los que deseaban ganarlo y que se constituyeron en “juez y parte”.

Por su parte, Artur Mas afirmó ayer que en Cataluña ya no hay “miedo” ante las actuaciones del Estado y advirtió de la imagen “dramática” que, a su juicio, supondría una actuación de la Fiscalía en contra del hecho de “poner urnas”, una iniciativa en la que CiU ve detrás al PP.

Según Mas, el Gobierno ha pensado “a ver cuánto volumen de miedo” puede dar a los catalanes. “Pues ayer hay cada vez menos, que tomen nota”, afirmó el president en el Parlament.

Antes de la comparecencia de Rajoy, Mas rechazó la judicialización y la “ausencia total de política” del Estado ante “retos democráticos” como el del 9-N.

Comentarios