lunes 18.11.2019

Reportaje | Un autobús con mejores precios, pero las mismas carencias

La bajada de los precios del autobús urbano ha sido una medida alabada por los usuarios en su primer día, pero ha tenido como contrapunto el reproche por parte de los vecinos y de los partidos de no haber aprovechado para mejorar otros aspectos.

el ideal gallego-2019-02-02-011-aa603b2e
el ideal gallego-2019-02-02-011-aa603b2e

“¿Ya no cuesta 1,30 euros?”. Esta ha sido una de las frases más repetidas, a lo largo del primer día de bajadas en los precios del transporte metropolitano. Sin embargo, esto no ha hecho que el número de los usuarios se incrementase; como dice un usuario habitual, “el tiempo hablará de incrementos”. “No vi mayor movimiento porque íbamos los de siempre a trabajar”, añade una vecina. 


El tiempo no acompañó en esta primera jornada en la que se aplicó una reducción de diez céntimos en todas las tarifas. Pese a que se había anunciado la medida, por diversos medios, “mucha gente ni lo sabía, pero se alegraron con la iniciativa”, aseguraba uno de los conductores del transporte urbano. “Estoy muy contento con la noticia, pero me acabo de enterar. Creo que va a favorecer el uso del transporte público”, insistía un viajero, mientras algunos vecinos reconocían que llevaban muchos años de subidas y no comprendían el alto coste del servicio “para ser trayectos tan cortos”.

Una de las medidas que más furor ha causado entre la población es que los menores de trece años no paguen billete. Desde primera hora de la mañana, se han formado colas en los puntos de gestión de este trámite, como es la estación de autobuses, de interesados en poder utilizar cuanto antes esta nueva oferta. Los menores no tienen por qué acudir a hacer los trámites, los tutores legales pueden personarse con el DNI del menor, el libro de familia y la tarjeta Millennium, en caso de que ya la tengan. Otra de las opciones, teniendo ya la tarjeta, es acudir a un cajero de Abanca y modificar el tipo de abono, que solo se ofrece a los empadronados en A Coruña. Ante la presumible “avalancha” de niños y adolescentes –hasta ahora solo viajaban gratis los menores de cuatro años que no ocupasen asiento–, ya hay quien se teme que los autobuses, ya masificados en las horas punta, se conviertan en imposibles. Más de uno sospecha que empezarán a pasar de largo en las paradas al no poder recoger a más personas y lo que se presenta como una ayuda para las familias se convierta en un perjuicio para otros colectivos.
Otras medidas


Los usuarios del autobús urbano están contentos con las nuevas medidas, pero piensan que se debe actuar, también, en otros campos. “En algunas líneas debería haber más frecuencias en horas puntas”, comenta un vecino. A lo que otra apunta que las líneas que van hacia los centros hospitalarios “deberían pasar con mayor asiduidad”.

También reclaman mejoras en los horarios del servicio. Un tema candente en la ciudad desde hace años, debido a que hay quien entra y sale de trabajar cuando no hay autobuses. Esto se une a la reclamación de los trabajadores de los polígonos, que piensan que debería potenciarse el transporte hacia esos puntos. “Me gustaría que ampliasen el horario nocturno, trabajo en un polígono y es inviable utilizar el transporte urbano por las horas a las que salgo”, apunta un usuario. A lo que otro añade, “por las mañanas, si hubiese autobuses desde más temprano, me desplazaría en bus y no tendría por qué mover el coche”.

Debate político
Y si los vecinos reclaman mejoras, los partidos políticos, que reconocen la rebaja de las tarifas como una buena medida, también y achacan al Gobierno local que no haya seguido la vía correcta
“Estamos abrindo camiño. Coa aplicación desta lexislación do 2007, este concello está a ser a vangarda; de feito, están vindo outras entidades locais”, explicó, desde la Marea, Daniel Díaz Grandío en un debate en Voces de A Coruña. “Creo que o que non o fixo antes, debería das explicacións de porque non o fixo”, abriendo debate con el partido de la anterior legislatura.


Begoña Freire, concejala del PP, difiere en la gestión y en la oportunidad perdida por el Gobierno local, presidido por Xulio Ferreiro. “Han hipotecado el futuro de la prestación del transporte público en la ciudad y con las consecuencias económicas que eso conlleva”, señaló. Y habló de “una reforma improvisada, chapucera y una total inseguridad política”, para concluir con la mala gestión, “el Gobierno local ha perdido una oportunidad de oro”.


Yoya Neira, del PSOE, apeló a “la coherencia a la hora de hablar” y coincidió con los populares en que “se han desperdiciado cuatro años” en los que se podría haber cambiado la movilidad de los coruñeses.
La portavoz nacionalista, Avia Veira, criticó por último que la Marea trate  la bajada de precios de los billetes como una medida histórica: “Medida histórica sería a reordenación das liñas de autobús, a modificación dos horarios e a cuestión das frecuencias”, sentenció.

Comentarios