jueves 12.12.2019

Rivera abandona la política tras dimitir por la debacle electoral de Ciudadanos

Desea “suerte y acierto” a todos partidos y pide no volver “a los rojos y los azules, al odio y al sectarismo”

Rivera anuncia su dimisión arropado por los miembros de la directiva de su partido| FRANCISCO GUERRA (EFE)
Rivera anuncia su dimisión arropado por los miembros de la directiva de su partido| FRANCISCO GUERRA (EFE)

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, anunció ayer que deja la Presidencia del partido y que también renuncia a su escaño en el Congreso y deja la política tras el batacazo electoral sufrido en las elecciones generales, en las que perdieron más de 2,5 millones de votos y 47 escaños.

Así lo transmitió Rivera en la reunión de la Ejecutiva celebrada ayer en la sede nacional de Cs y después lo explicó ante los medios de comunicación en una comparecencia pública donde fue recibido con un largo aplauso de sus compañeros.

“Ya avancé que iba a asumir todas las responsabilidades en primera persona” porque “un líder tiene que dar la cara” y “siempre he intentado ser valiente y coherente”, manifestó, añadiendo que será la militancia en un Congreso extraordinario la que decida el rumbo del partido.

La salida de Rivera se produce un día después de que Cs descendiera hasta el 6,8% de los votos, frente al 15,9% que consiguió en los comicios de abril, y pasara de 57 escaños en el Congreso a solo diez, quedando como sexta fuerza política tras haber ocupado la tercera posición.

Rivera recordó los orígenes del partido, del que era presidente desde sus inicios en Cataluña en 2006, cuando “nadie confiaba” en él y, aun así, lograron entrar en el Parlament e incluso ganar las elecciones autonómicas en 2017.

Liberal y constitucionalista

A partir de 2014, llegó la expansión nacional de un proyecto “liberal y constitucionalista” que actualmente cuenta con siete eurodiputados en el Parlamento Europeo, que “gobierna para 20 millones de españoles” en cuatro comunidades autónomas y 400 municipios, destacó.

En este contexto, lamentó que, tras lograr el mejor resultado de su historia en las generales de abril, este domingo llegara el batacazo pese a haberse presentado con los mismos candidatos, el mismo programa y las mismas propuestas.

Pero “hemos conseguido que España tenga un espacio liberal, un espacio de centro”, resaltó Rivera, que defendió que ese espacio existe porque hay “muchos españoles” que así lo desean.

Aun así, justificó su decisión de dimitir como presidente del partido “por responsabilidad” y “por coherencia”, ya que en un proyecto colectivo “los éxitos son de todos” pero “los malos resultados son del líder”. Eso es lo que le enseñaron sus padres, sus profesores y sus entrenadores, según explicó.

Respecto al escaño por Madrid que revalidó en las urnas, anunció que renuncia a él porque “alguien que se sentía orgulloso y feliz de entrar por la puerta del Congreso” para “servir al pueblo español” no puede “asumir ser diputado solo por una nómina”. Por ello y por “el bien del proyecto”, ha optado por dejar paso a otro diputado que pueda cumplir esa responsabilidad “al 120%”.

Asimismo, Rivera comunicó su decisión de dejar la política, en la que confesó haber “disfrutado y aprendido muchísimo” y que le ha permitido “conocer a gente maravillosa”. “Pero vengo de la sociedad civil, tengo una profesión, me han enseñado a trabajar y es lo que quiero hacer”, añadió.

Según afirmó, “la vida es mucho más que la política” y a partir de ahora quiere “seguir siendo feliz” alejado de ella, “con gratitud, sin rencor, sin mirar atrás, satisfecho del trabajo bien hecho y de haber liderado un partido sin un solo caso de corrupción”. l

Comentarios