miércoles 12/8/20

Rivera afirma que no hablará “de Franco ni del aborto” sino de España

 

El PSOE considera que está “prácticamente solos” frente a una eventual alianza de Cs con el PP y Vox

 

Rivera participa en un acto de campaña en L’Hospitalet | toni Albir (efe)
Rivera participa en un acto de campaña en L’Hospitalet | toni Albir (efe)

El líder de Cs, Albert Rivera, reprochó ayer al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y al dirigente del PP, Pablo Casado, que se centran en buscar diferencias entre aspirantes a La Moncloa: “No me veréis hablando de Franco ni del aborto. Eso lo dejo para Casado y Sánchez. Yo quiero hablar de España”.


Lo dijo durante un Encuentro Ciudadano con la líder en Catalunya, Inés Arrimadas; la líder en el Ayuntamiento de Barcelona, Carina Mejías, y el excalcalde de L’Hospitalet y  número 3 de Manuel Valls a la Alcaldía de Barcelona, Celestino Corbacho.


“Yo no veo en el votante del PSOE o del PP un enemigo: yo veo a un compatriota, con diferentes ideas”, pero Rivera dijo que sí ve a sus líderes interesados en buscar diferencias.


“Todo el día hablando de Franco y del aborto” –criticó– en vez de hablar de educación, innovación, llegada de empresas y administración pública, por ejemplo.


Insistió en que no aspira a una España en que todos tengan el carné de Cs: “Yo primero soy de España y después de Cs”, y pidió unir a la gente más válida para gobernar.


En todo el discurso insistió en que es momento de unirse con gente “de empuje, de la sociedad civil y con experiencia”, porque éste es un momento que definió como histórico y con necesidad de reformas históricas.


Por eso, ha destacado al “constitucionalista” Corbacho como ejemplo de que Cs debe ser valiente para sumar con gente como el exministro socialista y como el exprimer ministro francés Manuel Valls.


Este último fue calificado ayer por  el ministro de Fomento y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, de “impostor”. El consejo nacional del PSC proclamó ayer como candidata a las generales a la ministra Meritxell Batet, arropada por Ábalos y el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, así como múltiples dirigentes y alcaldes del partido.

La foto de la vergüenza
En lo que ha calificado de “momento histórico” del PSOE, que, en su opinión, es “la única esperanza del progresismo en Europa”, pidió “parar” a una derecha que a pesar del “asquito entre ellos, se entendieron rápido en Andalucía” y que al escuchar la palabra “relator” fueron “corriendo con un ataque de histeria” a hacerse “la foto de la vergüenza” en la manifestación de Colón. 


Ábalos también dijo que los socialistas están “prácticamente solos” frente a una eventual alianza de PP, Cs y Vox, y aseguró que los populares renunciaron a ser la primera fuerza.


“El problema del señor Casado es que no solamente no le va a ir bien al Partido Popular, sino que se va a cargar al Partido Popular”, añadió Ábalos.

Comentarios