domingo 9/8/20

Rivera se erige en el líder de la oposición y pide que se active ya el procedimiento del artículo 155

 

El presidente de Cs centra sus críticas en la política territorial y la subida de impuestos a 
las familias

 

Rivera y Sánchez conversan durante el encuentro de ayer | zipi (efe)
Rivera y Sánchez conversan durante el encuentro de ayer | zipi (efe)

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, pidió ayer al jefe del Ejecutivo en funciones, Pedro Sánchez, que active ya el proceso para una eventual activación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña remitiendo al president de la Generalitat, Quim Torra, el preceptivo requerimiento previo exigiéndole que acate la Carta Magna.


En rueda de prensa en el Palacio de La Moncloa tras una reunión que duró unos cincuenta minutos, Rivera afirmó que en su partido están convencidos de que en Cataluña, en vez de dar más competencias a la Generalitat, como los socialistas quieren hacer en materia de justicia, dijo, “hay que vigilar, controlar y aplicar la Constitución”.

En este sentido argumentó  que en la formación naranja están “hartos” de que los CDR “corten autopistas”, de que los Mossos  “estén sometidos a la arbitrariedad de Torra”, de que la televisión pública “ataque a la oposición y al resto de los españoles” o de que se “cuelguen esteladas en los colegios”.


Aunque el PSOE, con mayoría absoluta en el Senado, no necesitaría a nadie más para aplicar el 155 en Cataluña, Rivera le ofreció los escaños de Ciudadanos para poner en marcha este procedimiento, que a su juicio es necesario poner en marcha, al contrario de lo que piensan los socialistas.

Discrepancias
Rivera reconoció que es en Cataluña donde Ciudadanos y el PSOE mantienen una de sus “principales discrepancias”, pero añadió que, “por el bien de España”, el futuro Gobierno podrá contar con los senadores naranjas para activar esa medida constitucional en el caso de que cambie de criterio.

También afirmó que Cs seguirá oponiéndose a que se indulte a los políticos independentistas que sean condenados por el Tribunal Supremo por participar en el proceso soberanista, porque “sería indigno”, y a que haya mediadores en el diálogo entre el Gobierno central y la Generalitat. No obstante, aclaró que no habló con Sánchez de esta cuestión durante la reunión.


El presidente de Ciudadanos  admitió que ambos partidos tienen proyectos “antagónicos” en materia económica, ya que Cs quiere reducir la presión fiscal, mientras que Sánchez ha “escondido una subida masiva de impuestos” para esta legislatura, como el IRPF y el que afecta al diésel. Por ello, Ciudadanos controlara “que Sánchez e Iglesias no machaquen a impuestos a las familias españolas”, subrayó.


Desde la sala de prensa del Palacio de la Moncloa, más pequeña que la que se facilitó el lunes a Casado para dirigirse a los medios de comunicación, la misma en la que el Gobierno informa a la prensa del contenido de los Consejos de Ministros, Rivera transmitió su deseo de “liderar” la oposición frente a un PP “en descomposición” y con una “crisis interna” tras perder 71 escaños.


En su opinión, España necesita que haya un “proyecto fuerte” para cuando el Gobierno que da por hecho que Sánchez formará con Podemos se desmorone. Porque si no hubiera una alternativa como la de Cs, mientras el PP se derrumba, “¿quién va a gobernar el país?, ¿los populistas? ¡No!”, ha argumentado.

Investidura
Rivera no dio opción a Sánchez de hablar sobre una posible abstención de los diputados de Cs que favorezca su investidura ya que, dijo “claramente” desde el principio que estarán en la oposición.


“No vamos a apoyar a este Gobierno, se lo he dicho al señor Sánchez”, recalcó, respondiendo también al presidente del PP, Pablo Casado, que sugirió que Cs podría abstenerse, en vez de hacerlo su partido. Rivera reiteró que entre el PSOE y Podemos “hay un acuerdo” para gobernar juntos, aunque “no lo van a contar antes” de las elecciones del 26 de mayo.


Además, Rivera descartó que Cs pudiera cambiar de postura para conseguir el respaldo del PSOE si tiene opciones de gobernar en determinadas comunidades o municipios tras las elecciones: “España no es un álbum de cromos”.


El líder de la formación naranja se comprometió a ejercer una “firme oposición con sentido de Estado”, capaz de llegar a acuerdos buscando el interés general, porque, según ha recalcado, no se trata de “destruir al país para destruir al Gobierno”, sino de controlar al Ejecutivo y que al mismo tiempo España “esté fuerte” para poder afrontar grandes reformas.


Por ello, Rivera quiso transmitir a Sánchez su disposición a dialogar para alcanzar pactos de Estado en cuatro asuntos que, a su modo de ver, “no tienen ideología”. “Vamos a liderarlos en el Parlamento; y si el Gobierno o el PSOE participan, sería fantástico”, agregó.

Comentarios