domingo 08.12.2019

Sánchez e Iglesias cruzan reproches sobre el fracaso de las negociaciones

Los socialistas revelan que el líder morado quiere ser vicepresidente, algo que Unidas Podemos desmiente

El presidente del gobierno Pedro Sánchez y el líder de Podemos Pablo Iglesias, durante la nueva ronda de consultas para la investidura | juan carlos hidalgo (efe)
El presidente del gobierno Pedro Sánchez y el líder de Podemos Pablo Iglesias, durante la nueva ronda de consultas para la investidura | juan carlos hidalgo (efe)

El PSOE y Unidas Podemos se acusaron ayer mutuamente y con dureza del fracaso de las negociaciones para que los 42 diputados de la coalición de Pablo Iglesias voten a favor de la investidura que el presidente en funciones, Pedro Sánchez, convocó para los días 22 y 23 de julio.

La reunión de casi dos horas que mantuvieron ambos líderes en el Congreso fue infructuosa, pues, como se preveía, en ella se constató que Pablo Iglesias sigue reclamando un Gobierno de coalición mientras Pedro Sánchez se niega a tener cargos de Podemos sentados en su Consejo.

En una nueva escalada de acusaciones y desmentidos, los socialistas aseguraron ayer que Pablo Iglesias reclamó a Pedro Sánchez ser vicepresidente, un extremo que la formación morada negó “rotundamente”.

“Al señor Iglesias le preocupan más los nombres del Consejo de Ministros que la política”, lamentó en rueda de prensa tras la reunión la portavoz parlamentaria socialista, Adriana Lastra, que recalcó que el líder de Podemos se niega a hablar tanto de la propuesta aprobada el lunes por la ejecutiva socialista como de otro documento con coincidencias programáticas.

“Queremos hablar de las políticas, el problema es que no tenemos interlocutor, no se quieren sentar a hablar de eso”, ha lamentado la portavoz socialista, que ha apuntado que es la primera vez que ve en una negociación que el otro partido no quiere negociar un documento político, “que es la base de cualquier acuerdo de gobernabilidad”.

 Tras el desmentido de Podemos con respecto a las pretensiones de Iglesias Lastra, volvió a tender la mano: “Si el problema no son los nombres, sentémonos mañana mismo, sería una gran alegría para este partido”, afirmó la portavoz socialista.

Comentarios