miércoles 03.06.2020

Sánchez salva la prórroga pero ve alejarse a sus socios de investidura

Tan solo quince votos mantienen la vigencia del estado de alarma tras un pleno lleno de reproches
Pedro Sánchez | efe
Pedro Sánchez | efe

El Gobierno volvió a conseguir el apoyo a la prórroga del estado de alarma, pero Pedro Sánchez comprobó ayer en el Congreso cómo varios de los socios que hicieron posible su investidura se alejan de él por pactar de nuevo con Cs para sacar adelante esta votación.

La quinta prórroga del estado de alarma salió adelante por un margen de 15 votos. Un total de 177 “síes” recabó el Gobierno, los del PSOE, Unidas Podemos, Cs, PNV, Más País, Coalición Canaria, PRC y Teruel Existe. Compromís y Nueva Canarias, se apearon del respaldo al Ejecutivo.

El bloque de los “noes” aumentó considerablemente respecto a anteriores prórrogas debido al voto del PP. 162 “noes” se opusieron ala medida.

Abandono de incondicionales

Esta situación eleva la distancia de Sánchez con un partido que fue clave en su investidura, ERC, con otra formación que hasta ahora había sido incondicional en su apoyo al Ejecutivo en esta crisis, Compromís y con otros partidos de la izquierda.

No sólo los portavoces de ambas formaciones, Gabriel Rufián y Joan Baldoví, sino también otros como el de Más País, Íñigo Errejon, que sí que apoyó la prórroga, o los de Bildu y BNG, que se abstuvieron, coincidieron en advertir a Sánchez de los peligros de acercarse a Ciudadanos en lugar de afianzar sus alianzas más tradicionales.

Sánchez, que instó a todos a apoyar la prórroga para “no derrochar” lo conseguido estas semanas de confinamiento, recalcó que Cs no es su socio de Gobierno y subrayó que mantiene todos sus compromisos de investidura.

Así se lo dijo a todos pero en especial a ERC, al que prometió seguir buscando para dialogar a lo largo de esta legislatura que, subrayó durará cuatro años. Sánchez llegó a este debate con un discurso muy similar al de otras prórrogas, insistiendo en que el estado de alarma es el único instrumento constitucional para seguir limitando la movilidad.

Más incisivo

Pero también fue más incisivo que en ocasiones anteriores en sus advertencias sobre los riesgos de no aprobar esta prorroga para que la desescalada sea ordenada, y la “irresponsabilidad” de facilitar que esto ocurriera.

Insistió en pedir el apoyo a estos “últimos metros del estado de alarma” e incluso sugirió en su réplica a Baldoví que se está “planteando la última prórroga” para abordar con “máxima eficacia la desescalada”, pero también dio por hecho que habrá rebrotes.

Perdón por los errores

“Nadie tiene derecho a derrochar lo que hemos conseguido entre todos estas semanas de confinamiento”, sentenció Sánchez, quien también pidió disculpas por los errores de su Gobierno al tiempo que dijo disculpar los errores de otros dirigentes políticos.

A todos ellos, de todas las administraciones y partidos, a todos los que tienen responsabilidades, les transmitió su reconocimiento y les dio las gracias, además de defender que se avanzó en la cogobernanza y que a medida que avance la desescalada las comunidades recuperarán su “plena capacidad de decisión”.

Pero también subrayó que durante todo este tiempo se mantuvo la “corresponsabilidad” de las comunidades en el ejercicio de sus competencias, porque el decreto del 14 de marzo por el que se aprobó la alarma no relevaba a los consejeros de las comunidades de “ninguna de sus funciones”, y mantenían la gestión de los servicios sanitarios.

Unidad es lo que volvió a pedir Sánchez en este debate en el que arremetió sobre todo contra el líder del PP, Pablo Casado, por “dimitir” de su responsabilidad de Estado como máximo responsable de la oposición y “abrazar” a la ultraderecha y volvió a felicitar a Ciudadanos por demostrar que sus diez escaños son más “útiles” que los 89 de los populares.

Sánchez consideró que Casado confronta con el Gobierno porque es “lo que le pide el cuerpo”, más allá de decisión política o estrategia electoral y concluyó que: “Criticar todo lo que hace el Gobierno es un insulto, pero no a este Gobierno, sino a la

inteligencia”. l

Comentarios