martes 4/8/20

Sanidad admite que las pruebas rápidas devueltas a China superan las 50.000

El Gobierno valora la ampliación de las restricciones del estado de alarma, que ya son las más drásticas de Europa

Los ministros de Sanidad, Salvador Illa y Hacienda, María Jesús Montero, durante su comparecencia ayer tras la celebración del Consejo de Ministros
Los ministros de Sanidad, Salvador Illa y Hacienda, María Jesús Montero, durante su comparecencia ayer tras la celebración del Consejo de Ministros

El Ministerio de Sanidad aclaró ayer que los test fallidos devueltos a China fueron detectados en un lote “determinado y controlado” de una partida de 8.000 que se entregó el pasado fin de semana a la Comunidad de Madrid. Sin embargo, las pruebas devueltas alcanzan las 50.000 unidades, si bien es cierto que estas no se llegaron a distribuir.

“Solo habían llegado dos entregas: una primera de 8.000 test (la que se envió a la Comunidad de Madrid) y una segunda de 50.000 test que no se llegó a distribuir”, explica el Ministerio.

Sanidad informó ayer que las unidades van a ser sustituidas “en breve” por otros de la misma empresa que si demostraron la sensibilidad adecuada al coronavirus según los estudios previos que ya se realizaron.

Las pruebas, insiste el departamento, fueron compradas a través de un proveedor nacional a un fabricante en China y todas cuentan con marcado CE y, por lo tanto, están homologadas para su compra y comercialización en toda Europa.

Por tanto, el fabricante reemplazará los test y enviará en los próximos días 640.000 unidades de un nuevo modelo con la sensibilidad exigida.

Por otra parte, el Gobierno informó ayer que trabaja con la hipótesis de que sea necesario endurecer las restricciones a la actividad económica o a la movilidad de los ciudadanos en aplicación del estado de alarma decretado, al menos, hasta el próximo 11 de abril para tratar de detener la expansión el coronavirus.

La portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, reconoció que todos los ministerios están preparados para adoptar cualquier medida complementaria si es que el Ministerio de Sanidad ve adecuada implantarla para reducir los riesgos de la Covid-19.

En la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, Montero recordó ayer que las medidas adoptadas en España son de las más drásticas de Europa.

Sin embargo, también admitió que el Ejecutivo está analizando qué han hecho otros países.

En cualquier caso, cualquier otra medida complementaria, como limitar aún más la actividad económica o el tránsito de personas, dependerá de lo que digan las autoridades sanitarias que son las que manejan los datos científicos y ven cómo evoluciona la enfermedad.

“Es importante que los distintos ministerios tengan claro los escenarios en los que pueden tener que jugar”, subrayó la portavoz del Gobierno central.

A la espera de cómo evoluciona la pandemia, el Consejo de Ministros aprobó formalmente el decreto de prórroga del estado de alarma durante otras dos semanas, que recibió el visto bueno del Congreso el pasado miércoles.

Con este decreto, el Gobierno se compromete además a comparecer semanalmente en la Cámara Baja para informar de la situación, algo que hará el ministro de Sanidad, Salvador Illa, que se encargará de dar cuenta detallada de la evolución de la pandemia.

Una comparecencia del titular de Sanidad que el PP considera claramente insuficiente. Su presidente, Pablo Casado, reclamó la creación en el Congreso de una comisión de control específica sobre la crisis del coronavirus y que sea Pedro Sánchez quien comparezca cada semana en este órgano parlamentario.

Entretanto, el Gobierno busca apoyo de la UE para paliar los efectos del parón economía.

Comentarios