miércoles 30/9/20

El Supremo revoca las salidas de Forcadell y decidirá sobre el resto

La decisión provocó que la Audiencia de Barcelona remita también al TS el 100.2 de Forn y de los Jordis

La expresidenta del Parlament Carme Forcadell, en una salida para llevar a cabo labores de voluntariado | QUIQUE GARCÍA
La expresidenta del Parlament Carme Forcadell, en una salida para llevar a cabo labores de voluntariado | QUIQUE GARCÍA

El Tribunal Supremo revocó las salidas laborales concedidas a Carme Forcadell en virtud del artículo 100.2 del reglamento penitenciario antes de que ésta disfrutase del tercer grado, en un duro auto que abre la puerta a que se pronuncie próximamente sobre el resto de presos del “procés”.

Los magistrados que juzgaron al exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras y a otros once líderes independentistas ya tenían en el horizonte la posibilidad de pronunciarse sobre el tercer grado que la Generalitat concedió a los nueve que fueron condenados a prisión, siempre que éste, como es previsible, sea recurrido por la Fiscalía.

Tras ser avaladas por el juez de vigilancia penitenciaria, la Fiscalía fue recurriendo estas salidas ante las respectivas audiencias provinciales, si bien un juez de Lleida, competente sobre la cárcel de Mas d’Enric de Tarragona en la que se encontraba entonces Forcadell, decidiera remitir al Tribunal Supremo el recurso relativo a la expresidenta del Parlament.

Es “injustificable” ese régimen de semilibertad “de facto” que se le concedió antes de haber cumplido ni una cuarta parte de la pena, dice el alto tribunal, que advierte de que el 100.2 no puede esconder excarcelaciones propias del tercer grado, y subraya que las labores de voluntariado y acompañamiento a un familiar por las que se flexibilizó su régimen, nada tenían que ver con la reinserción del delito de sedición.

Asimismo, el Supremo advierte de que el hecho de que en su sentencia rechazara la pretensión de la Fiscalía de poner un límite temporal para que los presos pudieran obtener beneficios penitenciarios, “en modo alguno” puede ser interpretado como “un aval para la aprobación de programas de flexibilización”.

La decisión del Supremo tuvo efectos evidentes: horas después de que se pronunciase, la Audiencia de Barcelona acordó remitir los recursos de la Fiscalía contra las salidas laborales que se le concedieron al exconseller Joaquim Forn; al presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart; y al exlíder de ANC Jordi Sánchez, los tres también ya en tercer grado.

Pero no hizo lo mismo la Audiencia de Girona, que en un auto con fecha de este miércoles, desestimó el recurso contra el 100.2 de la exconsellera Dolors Bassa sin entrar en el fondo del asunto al considerar que el debate sería inerte porque la presa ya goza del régimen de semilibertad. l

Comentarios