viernes 06.12.2019

La Terremoto de Alcorcón: “Una vez que te metes, no es tu vida sino de la loca que interpretas”

Maestra de Ceremonias: Es la guinda del pastel, la batuta que lleva al público por un agujero que suena a Bowie y Alaska

La artista, con traje malva, conducirá un espectáculo que estará en el Coliseo hasta el domingo | quintana
La artista, con traje malva, conducirá un espectáculo que estará en el Coliseo hasta el domingo | quintana

¿Y por qué Zero?, pues “porque nos da la gana”, se autocontesta la Terremoto de Alcorcón, que es desde ayer la maestra de ceremonias de un espectáculo, “The Hole Zero”, que situará al espectador con mesa o no delante ante el derroche de Studio 54. Es la Nochevieja de 1979 y suena Tina Turner.

Unos bailan, otros cantan y entre medias, brota el amor entre el protagonista y una rata. 


Y es que el show no es otra cosa que la precuela de la historia que se viene contando desde hace ocho años, primero con Yllana y Paco León, y ahora solo con la productora Letsgo. En un Coliseo coctelera que se agitará hoy a las 19.00 y 22.30 horas para volverlo a hacer mañana en los mismos horarios y despedirse el domingo con una última función a las 17.00 horas. 


Acostumbrados al formato teatro, el multiusos impacta de primeras, dice la Terremoto, pero es cuestión de ampliar miras porque “en la anterior acabó la gente encima de las mesas” y eso, hacer el salvaje es el objetivo de los 24 que se suben arriba, “del hemisferio norte y sur” con bultos en la barriga y alegría en las posaderas, lo cierto es que a pesar de coger el barco a Nueva York, el viaje también se va a lo local y el parque de Santa Margarita sale a relucir junto a Casa Barros: “A cada sitio que voy intento hacer pequeños chistecitos” para envolver el asunto con lo que pasaba también en España en el mismo momento que las bolas de espejos daban vueltas en el local estadounidense.

Así es que saldrá Alaska a la palestra, Los Pecos y Raphael, “si hasta aquí teníais movida propia”. 


Por eso, el público vive la fiesta de un lado y otro del charco dejando “los prejuicios y los problemas de casa” en el ropero: “Los invitamos a desconectar”. Ellos lo harán igualmente porque pasa que “una vez que te metes, no es tu vida sino de la loca que interpretas” para jugar con el que está en la silla.

Hacerlo partícipe y que beba, ríe y llore. Que se emocione, cuenta la artista, que vaticina que con este le pondrán el punto final a la saga, “no sé igual si se hará una repesca o un refrito de algún número” ya que la productora está trabajando en numerosos proyectos. A la Terremoto de Alcorcón, “The Hole Zero” le permite compaginar con radio y tele, ponerse al micro con Carlos Latre en Onda Cero y enfundarse el maillot de noche. Con pelucón y pestañas de vértigo, la cantante confiesa que lo adora y adora hacer mil cosas a la vez, “estaré loca supongo”, pero no falla a la llamada del agujero que se cuela a la época de David Bowie, de Barbra Streisand y Donna Summer. Y un técnico se cuelga del arnés, “este empezó conmigo hace ocho años”. Es parte de ella. Es parte de ellos, “somo titiriteros de circo que pasamos meses sin pisar el hogar”. Con un aforo para 2.700 almas, “The Hole Zero” insinúa y pervierte. Es una tentación.

Comentarios