viernes 20.09.2019

El Tribunal Supremo retrasa hasta el miércoles la declaración de Rajoy como testigo

Torra considera que la libertad de expresión está siendo “menospreciada” durante las vistas

El Tribunal Supremo retrasa hasta el miércoles la declaración de Rajoy como testigo

La Sala que juzga la causa del procés en el Tribunal Supremo concentró los próximos miércoles y jueves la comparecencia de los primeros veinte testigos del juicio, lo que supone fijar para el 27 de febrero –una día más tarde de lo inicialmente previsto– la comparecencia del expresidente del Gobierno Mariano Rajoy. Ese mismo día también están citados el presidente del Parlament Roger Torrent la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría, el expresident de Cataluña Artur Mas y el exministro de Hacienda Cristóbal Montoro.

La razón se encuentra en la imposibilidad del tribunal de cumplir con sus planes inicialmente previstos para esta semana, en la que se esperaba haber podido sustanciar la declaración de los doce acusados de rebelión, desobediencia y malversación de caudales públicos.

Finalmente, y tras la larga extensión que tuvo este jueves la declaración del líder de Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez, el tribunal que preside Manuel Marchena se vio obligado a dejar para la sesión del martes 26 los interrogatorios de los acusados que faltan, que son el presidente de Ómnium, Jordi Cuixart y el de la expresidenta del Parlament Carme Forcadell. La Sala dictó una nueva diligencia de ordenación fijando un nuevo calendario de testigos.

Media hora por testigo
Así, las veinte primeras testificales se concentran en el miércoles y el jueves, diez testigos por día para cada uno de los cuales se han reservado 30 minutos. El primero en comparecer seguirá siendo el diputado de ERC Joan Tardá, y le seguirán el presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent; y el expresidente de la Generalitat Artur Mas. Tras los políticos catalanes será el turno de Sáenz de Santamaría y el exministro Montoro.

Por la tarde, a las 16.00 horas, será el turno de Rajoy, seguido de la excoordinadora general del PdeCat Marta Pascal y de la expresidenta del Parlament Nuria Gispert. Cierran el calendario del miércoles las comparecencias de los exdiputados de la CUP Eulalia Reguan y Antonio Baños.

El 28 de febrero comenzará con la testifical del lehendakari Iñigo Urkullu y le seguirán el diputado de ERC Gabriel Rufián; el exparlamentario catalán Albano Dante-Fachín; el expresidente del Parlament Ernest Benach; y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

La sesión de la tarde del jueves se reservó para el exministro del Interior Juan Ignacio Zoido –cuya testifical se incluyó en el trámite de cuestiones previas del juicio-; el exportavoz de En Comú Xabier Domenech; el secretario general de Trabajo de la Generalitat, Josep Ginesta; el secretario de Asuntos Sociales y Familia, Francesc Iglesias; y el director del Catsalut, Adriá Comella. 

Mientras, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, consideró ayer que en el juicio del procés cómo “la libertad de expresión, concentración, protesta y manifestación” está siendo “menospreciada” y “casi ridiculizada”.

Torra acudió junto a Ibarretxe a la masía del municipio de Agullana que refugió al expresidente catalán Lluís Companys antes de dirigirse al exilio y donde le acompañó su homólogo vasco, José Antonio Aguirre, que ya había abandonado España pero regresó para prestarle ayuda.

Quim Torra consideró que cada uno debe ver “de qué lado está” y señaló ellos lo están “de la defensa de los derechos de los individuos y los colectivos nacionales” frente a “aquellos que tienen una concepción autoritaria de lo que debe ser un Estado de derecho”.

La Audiencia Nacional confirma que es competente para juzgar a Trapero por rebelión

La Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional confirmó su competencia para juzgar al mayor de los Mossos Josep Lluís Trapero y los jefes políticos de la policía autonómica Pere Soler y César Puig por el delito de rebelión por los sucesos del 20 y 21 de septiembre y del 1 de octubre de 2017. Por su parte, la intendente Teresa Laplana será juzgada por sedición.

El tribunal recurre a numerosa jurisprudencia, incluida la del Tribunal Supremo sobre su competencia para juzgar la causa del procés, para confirmar que tiene la facultad de examinar casos de rebelión, ya que considera que sus atribuciones no quedan limitadas a los delitos cometidos por bandas armadas o terroristas.

Así lo resolvió la Sala después de que la defensa de Puig pidiera trasladar la causa a Cataluña, planteamiento al que se adhirió Soler, alegando que los delitos de rebelión y sedición no fueron incluidos por el legislador entre las materias atribuidas a la Audiencia Nacional porque no son delitos contra la forma de gobierno. La defensa de Trapero y Laplana no hicieron alegaciones al respecto.

Comentarios