sábado 19.10.2019

Visma, A Grela y A Zapateira son los núcleos que más aumentan su población

Los coruñeses abandonan de forma progresiva el centro de la ciudad para trasladarse al extrarradio.

En, prácticamente, todos los núcleos de A Coruña las mujeres superan 
a la población masculina
En, prácticamente, todos los núcleos de A Coruña las mujeres superan a la población masculina

Los últimos datos hechos públicos por el Instituto Galego de Estatística (IGE) revelan que los coruñeses optan, cada vez más, por vivir en la periferia. En el último lustro, la tendencia fue trasladarse a zonas del extrarradio, aumentando el número de habitantes en núcleos como San Pedro de Visma, A Zapateira, A Grela y Mesoiro.


El ayuntamiento de A Coruña  registró un descenso en el número de habitantes, con un total de 4.272 habitantes menos.


En cuanto a las cuatro parroquias en que el IGE divide a la urbe (centro de la misma al margen), continúa en pleno crecimiento San Vicente de Elviña, con 16.167 habitantes, un 7,8% más que hace un lustro. Todas las parroquias tienen tendencia ascendente, consecuencia de ese abandono del centro de la ciudad hacia los barrios periféricos. En San Cristóbal das Viñas creció la población en un 19,83%, con respecto a los 5.139 habitantes de hace un lustro; mientras que en San Pedro de Visma crecieron un 16,08%, de los 2.536 que había, y Santa María de Oza, con un crecimiento del 10,09%, siendo ahora 6.435 vecinos.

Los núcleos bajaron de 47 a 45 en los últimos cinco años, debido a la falta de población en los mismos. Se trata de dos núcleos diseminados, Monte tras da Costa, en Santa María de Oza, y A Silva, perteneciente a San Cristóbal das Viñas.


A su vez, los núcleos menos poblados sufrieron variaciones negativas en los últimos años. En Santa María de Oza, Eirís de Arriba perdió a un 39,43% de la población, que son ahora 278 vecinos, y Monte Mero que perdió a 47 vecinos, quedándose en 15. Al igual que As Xubias, con una bajada de un 13,48%, siendo ahora 860 vecinos, debido a que la población es mayor y no hay reemplazo generacional. 


Por su parte, los núcleos más grandes de población experimentaron diversas modificaciones. En Elviña existen los ejemplos de Mesoiro, A Zapateira y Palavea. Los dos primeros, considerados periferia en el marco coruñés, vieron cómo crecía el número de habitantes debido a las nuevas construcciones que tuvieron lugar en la zona. En Mesoiro continúa el aumento imparable de habitantes, con nuevos edificios en los últimos años, atrajeron a muchas familias. El crecimiento fue de un 9,91% en el último lustro, pasando de 7.325 a 8.051. Mientras que en A Zapateira hubo un incremento mayor (15,86%, llegando a 2.498 vecinos). 


En cuanto a Santa María de Oza, destaca Casanova de Eirís, con un aumento de 788 vecinos.


En el caso de San Cristóbal das Viñas destaca A Grela con un crecimiento exponencial de 30,09%, de los 2.014 vecinos de hace un lustro, debido al gran desarrollo de los polígonos.


La parroquia de Visma concentra su núcleo de población en San Pedro de Visma, con una subida de 34,49% de habitantes, llegando actualmente a 1.938, debido a que optan por estar en zonas bien comunicadas, pero sin estar en pleno centro.
Por sexos, las mujeres superan a los hombres en, prácticamente, todos los núcleos. Esta tendencia se puede observar desde el total de la población herculina, con un total de 115.185 mujeres, en contraste con los 97.896 hombres. 

En las parroquias, las diferencias más destacadas se dan en Oza, con 247 mujeres más, sobre los 3.094 hombres; y San Cristóbal, con 257, sobre los 2.938. A su vez, en los núcleos, la población femenina tiene una especial relevancia en Casanova de Eirís con 154 más, suponiendo 1.507 mujeres

Comentarios