martes 18.02.2020

Campo Lameiro presenta en sociedad otro petroglifo

El Parque Arqueológico de Arte Rupestre de Campo Lameiro (PAAR) celebró ayer una actividad formativa en la que participaron los principales arqueólogos e investigadores del Arte Rupestre del noroeste de España para presentar el nuevo petroglifo.

Campo Lameiro tiene una extensión de 21,8 hectáreas | ep
Campo Lameiro tiene una extensión de 21,8 hectáreas | ep

El Parque Arqueológico de Arte Rupestre de Campo Lameiro (PAAR) celebró ayer una actividad formativa en la que participaron los principales arqueólogos e investigadores del Arte Rupestre del noroeste de España para presentar el nuevo petroglifo.

Éste fue el contexto elegido para presentar delante del público, bajo el formato de visita nocturna, el petroglifo descubierto el año pasado en el entorno del PAAR y conocido por la denominación de “Chan da Isca” o la “Manada de ciervos de Excalibur”.

El curso de “Narrativas del arte Rupestre gallega” es una selección de los diferentes relatos creados por los investigadores alrededor de los petroglifos de Galicia y el norte de Portugal.

Entre los conferenciantes se incluyeron dos investigadores de universidades portuguesas como Manuel Santos Estévez (Universidad de lo Minho) y Lara Alves (Universidad de Coimbra). A ellos se suman otros tres de las universidades gallegas como Carlos Rodríguez Rellán (USC), Roberto Vázquez Rozas (UVigo) y Beatriz Comendador (Universidade de Vigo). Además, estuvieron José Manuel Rey García, director del PAAR; Antonio de la Peña, conservador del Museo de Pontevedra; y el investigador Ángel Núñez Sobrino.

“Este curso está consiguiendo una notable acogida entre el público”, según destacó el centro, que recomendaba “la reserva inmediata” de la plaza en el curso, que incluía la visita nocturna el petroglifo, más la comida en la cafetería del PAAR por 25 euros.

Este recinto rupestre tiene una extensión de 21,8 hectáreas y alberga en su interior cerca de 100 rocas con grabados y petroglifos de gran valor arqueológico e histórico y forma parte del conjunto de arte rupestre de Terras de Pontevedra. El parque fue inaugurado oficialmente el 6 de julio de 2011,1 convirtiéndose en el primer parque arqueológico de Galicia. Está considerado como el Atapuerca gallego y constituye un paisaje cultural del que los petroglifos son la parte más visible. l

Comentarios