martes 11/8/20

El frenético ritmo de la ciudad pone a cien el ánimo de las aves

El ritmo estresante de la ciudad vuelve a las aves más agresivas, según un estudio realizado en Estados Unidos que revela que el gorrión melódico es más agresivo a la hora de defender su territorio urbano que sus congéneres del mundo rural.

Las aves disponen de más alimento en los entornos urbanos pero también tienen más competencia	ep
Las aves disponen de más alimento en los entornos urbanos pero también tienen más competencia ep

El ritmo estresante de la ciudad vuelve a las aves más agresivas, según un estudio realizado en Estados Unidos que revela que el gorrión melódico es más agresivo a la hora de defender su territorio urbano que sus congéneres del mundo rural.

La investigación, publicada recientemente en la revista científica “Biology Letters”, fue realizada por investigadores del Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia.

El trabajo sugiere que el comportamiento más violento de los pájaros urbanos se debe a que cuentan con menos espacios pero más recursos para defenderse, ya que vivir entre los humanos proporciona mejor alimento y refugio pero acarrea competencia para hacerse con esos recursos, más limitados.

Los científicos midieron en nivel de agresividad territorial de machos de gorrión melódico (Melospiza melodia), una especie muy extendida en Norteamérica, en diferentes áreas rurales y suburbiales de la región de New River Valley, en Virginia.

En concreto, reprodujeron en cada espacio la grabación del canto de un gorrión melódico y observaron las reacciones de los habitantes de la zona ante la intrusión. En los puntos más urbanizados, los gorriones se acercaban más al altavoz, batiendo sus alas furiosamente, y se unían al canto fuerte del altavoz para después iniciar un trino más apagado que los investigadores asocian con un ataque inminente. En el caso de los gorriones de campo, el vigor de la reacción era sensiblemente inferior.

El estudio apunta que la población mundial alcanzará los 9.600 millones en 2050 y es preciso analizar las variaciones de comportamiento de las aves ante la expansión del ser humano. n

Comentarios