martes 25.02.2020

Hace un millón de años había escasez de grandes carnívoros

La fauna de grandes carnívoros en Europa en el Pleistoceno inferior y medio, hace más de un millón de años, era muy diversa pero con densidades de población muy bajas

Colmillo de mamut hallado en territorio mexicano | archivo ec
Colmillo de mamut hallado en territorio mexicano | archivo ec

La fauna de grandes carnívoros en Europa en el Pleistoceno inferior y medio, hace más de un millón de años, era muy diversa pero con densidades de población muy bajas, según explican los científicos Jesús Rodríguez y Ana Mateos, del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (Cenieh).

Ambos han publicado un artículo en la revista “Journal of Human Evolution”, titulado “Carrying capacity, carnivoran richness and hominin survival in Europe”, en el que analizan la biodiversidad de carnívoros y se compara con la productividad de los ecosistemas de la Europa de hace entre 500.000 y 1.600.000 años.
Se estima por primera vez la capacidad de carga de carnívoros de los ecosistemas del pleistoceno, explicó el Cenieh, en una nota informativa.


Los autores han creado sus propios mapas paleoclimáticos y en función de ellos han estimado la cantidad de herbívoros que podían sostener los ecosistemas del sur de Europa en el Pleistoceno, es decir su capacidad de carga para determinar la densidad de carnívoros que se podría mantener de manera estable.

El trabajo analiza los ecosistemas del Pleistoceno y concluye que una de sus consecuencias es que los primeros homínidos que llegaron a Europa, hace alrededor de un millón y medio de años, se encontraron con una situación muy diferente a la que podían haber tenido sus antepasados en África.


La razón, según las mismas fuentes, es que en Europa había una variedad y densidad de potenciales presas mucho menor, pero también una fauna de carnívoros, sus potenciales competidores y depredadores, tan diversa o más que la africana, aunque su número mucho menor. Esas peculiares condiciones ecológicas de los ecosistemas europeos pudieron suponer ventajas significativas para los primeros habitantes del continente, ya que el nicho humano no se solaparía completamente con otras especies.

Este estudio se suma al hallazgo de decenas de huellas de dinosaurios con una antigüedad de 170 millones de años en la isla escocesa de Skye, podría arrojar luz sobre la evolución de estas especies durante el periodo del Jurásico medio.

Las huellas, que se descubrieron en una laguna poco profunda de esta isla situada en la costa noreste de Escocia, pertenecieron a ejemplares de saurópodos y terópodos que vivieron durante el Jurásico medio.
Ambos ejemplares podían alcanzar los dos metros de altura y mientras los terópodos eran bípedos, carnívoros y estaban emparentados con el Tyrannosaurus Rex, los saurópodos eran cuadrúpedos, herbívoros y se caracterizaban por tener un cuello largo de diez o más vértebras cervicales.

Comentarios