Libros donados que se transforman en solidaridad

En Aida Books&More, los libros donados por personas e instituciones se transforman en ayuda al desarrollo, ya que se trata de una red de librerías solidarias que destina los beneficios de la venta de libros usados a proyectos como operar en Europa a niños de Guinea Bissau con cardiopatías.

Libros donados que se transforman en solidaridad
Amparo Garrido, voluntaria en una de las librerías | JUAN CARLOS CÁRDENAS (efe)
Amparo Garrido, voluntaria en una de las librerías | JUAN CARLOS CÁRDENAS (efe)

En Aida Books&More, los libros donados por personas e instituciones se transforman en ayuda al desarrollo, ya que se trata de una red de librerías solidarias que destina los beneficios de la venta de libros usados a proyectos como operar en Europa a niños de Guinea Bissau con cardiopatías.
Valencia es la única ciudad española donde la organización no gubernamental Aida (Ayuda, Intercambio y Desarrollo) dispone de dos de estas librerías solidarias, que también se pueden encontrar en otras coidades como Vigo, Segovia, Madrid, Santander, San Sebastián, Barcelona, Castellón y Jerez. La primera librería de Valencia se abrió en verano de 2013 y a finales de 2016 se le sumó otra, en las que trabajan más de 60 personas voluntarias que regalan su tiempo, cada una según su disponibilidad, a un proyecto que también implica a muchos usuarios, algunos “muy fieles”.
Así lo explica una voluntaria de las librerías, Amparo Garrido, quien colabora desde el principio en esta iniciativa que conoció por una amiga y de la que le gustó mucho tanto su finalidad como el hecho de que detrás esté una ONG “transparente, que tiene todos los certificados de calidad y transparencia”. Asegura que la gente es “muy generosa” y que particulares, escuelas y librerías les llevan libros de todos los géneros, ”es una librería completa al cien por cien”, que son seleccionados y puestos a la venta con precios “muy económicos”, entre uno y cuatro o cinco euros de media. Cuentan tanto con compradores de obras que están “en perfecto estado” como gente que periódicamente les lleva libros y que acaban atrayendo a más gente hasta estas librerías.
El dinero que se recauda por esas ventas se destina a financiar proyectos sociosanitarios de Aida en Guinea Bissau, uno de los países más pobres de África, y permitió, por ejemplo, trasladar a 302 niños con cardiopatías a hospitales de Europa para ser operados y, una vez recuperados, retornar a su país. En las librerías trabajan muchos voluntarios jóvenes, pero también gente jubilada.